www.gacetaslocales.com

Recorrido por Virgen del Cortijo con una histórica portavoz del barrio

Marina García, con la Avenida de Manoteras de fondo.
Ampliar
Marina García, con la Avenida de Manoteras de fondo. (Foto: @Miguel Garrote/Gacetas Locales)
viernes 04 de octubre de 2019, 12:00h
“Soy la guardiana del barrio”. Así se define, medio en serio medio en broma, Marina García, vicepresidenta de la Asociación de Vecinos de Virgen del Cortijo, y ‘fuerza viva’ de Hortaleza donde las haya. No hay cita con responsables oficiales del distrito a la que falte, y donde todos la saluden por su nombre, de policías municipales a directores generales. Marina sigue, a sus 79 años, peleando por su barrio.

Marina García tiene 79 años, y lleva 42 en Virgen del Cortijo. “No había autobuses, no había cobertura de teléfono, los taxis no venían”, recuerda esta mujer, que pese a sus maltrechas rodillas y problemas de visión, recorre incansable el barrio, toma nota de los desperfectos y problemas y se ocupa, junto a sus compañeros de la asociación, de reclamar a quien corresponda. Al Canal de Isabel II. A Desratización. A las eléctricas. Hecha un brazo de mar siempre, porque como reconoce, “soy coqueta, no presumida”.

Porque tiene una agenda que ya quisieran muchos. “Manuela Carmena me dio su teléfono, me puso con su asesora que tomó nota de todo y arreglaron aceras, asfalto… hasta que se les acabó el dinero”, cuenta Marina. No es el único alcalde que figura en su listín telefónico. Ruiz Gallardón también la conocía, no en vano le persiguió durante diez años hasta que consiguió que se llevaran la hormigonera de Manoteras, 42, incrustada en medio de un barrio residencial. “Me traje a todos los medios de comunicación, hasta que lo conseguimos”, relata. “Tengo fotos con Gallardón agarrándome del cuello, en broma”, se ríe.

“Ahora me está siendo más difícil hablar con Martínez-Almeida” lamenta la portavoz vecinal. Que repite que, al margen de los colores políticos de cada uno, “hay que tratar con todos y pedirles que hagan su trabajo, con educación y una sonrisa se consigue todo”. Vino Pepu Hernández en campaña a Hortaleza, y ahí estaba ella, poniendo en el mapa los problemas de Virgen del Cortijo, un barrio encajonado entre la M11 y el nuevo desarrollo de Sanchinarro, que desde que Marina llegó, ha experimentado un cambio radical.

Demandas para el barrio

Al nuevo concejal presidente de Ciudadanos, Alberto Serrano, ya le ha conocido –estuvo en la sede vecinal días antes de esta entrevista– y se llevó una colección de demandas para el barrio bajo el brazo. Para empezar, que el Ayuntamiento cuide los jardines exteriores de la mancomunidad –“está todo hecho un desastre, se han caído varios árboles”– y de mejorar la limpieza de Manoteras y Oña, pero, sobre todo, “hacer el polideportivo con piscina, que también daría servicio a Sanchinarro”, recuerda, mientras nos enseña las obras del campo de fútbol del Oña, primera fase del proyecto. Por el camino, señala aceras rotas, un rincón que se ha convertido en un basurero improvisado, coches mal aparcados.

También echan en falta un centro de mayores, “que aquí vamos siendo muchos”, y que supuestamente estaba previsto en el solar que dejó la hormigonera: "Lo hemos reclamado, pero nos dicen en el ayuntamiento que el terreno que se le iba a dar a Prebetong a cambio nunca le fue cedido". También faltan equipamientos para los jóvenes, reclama, porque ahora se tienen que trasladar hasta el vecino Sanchinarro en busca de ocio.

Resumiendo, dice Marina García, “queremos servicios porque pagamos impuestos, igual que en la Castellana, y no nos ponen ni una planta”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Gacetas Locales

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.