www.gacetaslocales.com

Vestidos artesanos y tejidos naturales y de gran calidad

Novias 'millennials', la pasión por la artesanía triunfa en las tendencias 2020

Diseño de Hannibal Laguna, de la colección de novias 2020 en Atelier Couture 2019.
Diseño de Hannibal Laguna, de la colección de novias 2020 en Atelier Couture 2019.
viernes 03 de mayo de 2019, 08:00h

Las novias han cambiado mucho en las últimas décadas, pero hay algo que permanece: el deseo de lucir un vestido confeccionado a medida, con primor y con buenos tejidos. Todas estas cualidades han estado presentes en los vestidos que se han visto sobre la pasarela de novias madrileña Atelier Couture, sobre la que 16 diseñadores han presentado sus propuestas para la temporada novias 2020.

Se imponen los vestidos artesanos, la naturalidad sofisticada; la novia 'millennial' desea un diseño cómodo que le permita bailar y disfrutar, pero que sea su vestido soñado.

¿Quieres saber cómo son los diseños de estos 16 diseñadores?

Hannibal Laguna ha diseñado, por primera vez, un vestido negro para una novia atrevida, pero sus propuestas fluyen entre detalles ornamentales y vestidos vaporosos. Se trata de una novia que busca el equilibrio entre la sensualidad y el romanticismo.

La geometría es el sello de Santos Costura, que elige el tul como tejido principal, con piezas que tienen hasta casi setenta metros. Propuestas ágiles y juveniles, en las que incluye pantalones pitillos, minivestidos y piezas arquitectónicas, como un mono de grandes proporciones.

Rafael Urquizar ensalza en sus vestidos un clasicismo roquero alejado de la noñería, con tejidos en red y cinturones con tachuelas. Las diademas no cubren el cabello a modo de corona, se sitúan a modo de cresta punk sobre la cabeza.

Cristina Piña propone diseños exquisitos con siluetas delicadas, de gran personalidad, rescatadas de los años 30. La geometría y la mezcla de texturas son su fuerte. “Presto mucho interés a la hechura y el patronaje”, explicó esta diseñadora, que se deleita bordando organzas.

Armiche Rodríguez, un veterano del buen hacer, director creativo de Nihil Obstat, confecciona vestidos de sensualidad contemporánea, realizados con una costura tradicional, como una gabardina convertida en vestido o una cazadora vaquera en chaqueta.

De la Cierva & Nicolás propone estampados con tinta china, una propuesta sobria y contenida que dialoga con vestidos nupciales de gasa bordadas con cristal y perlas.

Raquel López apuesta por vestidos para una mujer práctica, que busca diseños de largo recorrido, que pueda utilizar en varias ocasiones.

Amarca presenta una novia con mucho volumen, creado con tul de seda y mangas abullonadas y bordados artesanales.

Las novias de Raquel Ferreiro son mujeres que buscan ser protagonistas por sí mismas, con vestidos que potencian la silueta femenina.

Matilde Cano tiene en sus hijas, Olga y Marisa, dos dignas sucesoras, quienes han presentado una colección de invitadas llena de luz y una gran riqueza de bordados, que acompañan con ricas tiaras y pecheras, de la firma El Ropero de Pi.

Alicia Rueda, una de las más reclamadas por las actrices españolas para citas importantes, propone prendas inspiradas en los años 40, sobre todo en los uniformes militares. “He jugado con lo masculino y lo femenino, soy muy dual, nunca puedo decantarme por los extremos”, aseguraba.

Etérea y sutil es la novia de Damián Rodríguez, quien buscan “líneas fluidas y vaporosas” para momentos determinados, donde la feminidad y la delicadeza envuelven a una mujer fuerte, atrevida y con personalidad.

Menos convencionales son las propuestas de Israel Rodríguez, que ve la novia con vestidos cómodos, flores y alpargatas.

Plumas y flores conviven con dulzura en los tocados y la sombrerería de By Loleiro, firma de Marisa Velázquez que comenzó a trabajar tocados por necesidad: “Quería cubrir la cabecita de mi niña”.

Antonia Serena realiza diseños atemporales, versátiles, con carácter propio siempre. Una colección en la que combina vestidos y dos piezas en estilismos en los que no faltan pantalones, monos y chaquetas, que acompañan vestidos de líneas suaves y minimalistas.

Eliz Smis concentra en el binomio blanco y negro sus propuestas. “Para mí los dos representan la pureza”, ha explicado la diseñadora, quien presenta un vestido en azabache sobre tul, apuesta por una novia con minifalda y deja que una inocente bata de cristianar inspire uno de sus diseños.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Gacetas Locales

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.