www.gacetaslocales.com

Según los expertos las medusas son cada vez más numerosas en nuestras costas, y no sólo eso, también han aparecido especies más peligrosas, cuya picadura puede llegar incluso a ser mortal

En la imagen, una medusa ‘Physalia phisalis’.
En la imagen, una medusa ‘Physalia phisalis’.

Las picaduras que vienen del mar: medusas

jueves 27 de julio de 2017, 11:53h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Las medusas aparecen ya desde el mes de junio, vienen en grupos y sus picaduras son cada vez más peligrosas. También es cierto que suelen ocasionar más problemas entre las personas que tienen algún tipo de alergia o fondo atópico y ya sabemos que en los países desarrollados la alergia afecta a una gran cantidad de población.

¿Cuáles son las personas que pueden sufrir reacciones más severas tras la picadura de una medusa?

• Niños pequeños, ancianos y mujeres embarazadas.
• Personas con algún tipo de alergia, sobre todo en la piel (dermatitis atópica, urticaria crónica).
• Asmáticos o con enfermedades que afecten al corazón.
• Aquellos que ya han sufrido alguna picadura de medusa con anterioridad

Estas personas tienen que tener especial cuidado y, ante la posibilidad de que pueda haber peligro de picadura por medusas, deben hacer todo lo posible por evitarla.

¿Y si nos pica una medusa?

Lo más frecuente es que nos salga una erupción en la zona de la picadura (tipo ronchas, habones o vesículas), con picor y escozor importante. La mayoría de las medusas que existen en nuestras playas son poco venenosas y la reacción no suele tener complicaciones importantes. Sólo en el caso de que la persona pertenezca a la población de riesgo señalada o que la medusa pertenezca a una especie más venenosa, la reacción puede ser grave e incluso, en casos excepcionales, mortal.

La reacción alérgica en personas sensibilizadas puede llegar a producir problemas respiratorios, erupción general por todo el cuerpo e incluso anafilaxia. En personas delicadas de salud, en niños, ancianos y embarazadas el riesgo viene directamente por la acción tóxica del veneno sobre los órganos pudiendo llegar a producir una parada cardiaca y/ o respiratoria.
Especial cuidado debemos tener con la Physalia phisalis o "carabela portuguesa". No es una medusa, sino un familiar, una fisalia, mucho más peligrosa y venenosa. Tiene una parte que flota (flotador)

que contiene gas, de color transparente violeta en forma de vela (llamadas medusas vela), y tiene una parte sumergida formada por tentáculos azules muy urticantes que pueden llegar a los 20 metros de longitud.

Desde hace unos años, se observa la presencia de esta especie en las costas españolas al inicio del verano, de forma que obliga a cerrar las playas por su alta peligrosidad. Las lesiones que produce en la piel son muy importantes, llegando a ulcerarse e infectarse con mucha frecuencia.

¿Qué hacer si nos pica?

Lo que sí podemos y debemos hacer:

• Lavar la herida con agua salada.
• Quitar los restos con pinzas.
• Si la actuación es inmediata después de la picadura, aplicar paños calientes (no más de 45º), para desnaturalizar el veneno. Después, aplicar frío (bolsa de hielo) durante 10-15 minutos. Así controlaremos el dolor y evitaremos que se extienda el veneno.
• El hielo debe ir dentro de una bolsa cerrada para que el agua dulce no tenga contacto con la piel.
• Para el dolor, aplicar lidocaína (pomada, gel, crema o spray).
• Aplicar antiséptico en la herida (alcohol yodado) 3-4 veces al día durante 48 a 76 horas. Repetir hasta que cicatrice.
• Administrar antihistamínico oral (en crema no son efectivos), para calmar el picor: Polaramine o Atarax.

Lo que no podemos, ni debemos hacer:

• Lavar con agua dulce: el cambio osmótico activa los restos de células venenosas que quedan en la piel y aumenta la cantidad de veneno inoculado.
• Frotar o rascar la zona afectada.
• Secar la piel con toallas o aplicar arena.
• Utilizar amoniaco o alcohol.
• Aplicar vinagre. Existen artículos y páginas de internet que recomiendan su uso. Sólo es útil en algunos tipos de medusas, en otros es muy perjudicial. NO se debe aplicar si la medusa es de la familia de las Pelagias, Chrysaoras o Physalias.

Es muy importante intentar distinguir la especie que ha producido la picadura, para conseguir el tratamiento más adecuado.
Si aparecen signos que hagan sospechar que la persona está padeciendo una reacción alérgica, debemos acudir a un centro hospitalario de forma urgente o llamar al 112.

Más información, en el Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo, en los teléfonos 902 112 121 / 902 010 232 y en la web www.ruber.es.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Gacetas Locales

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.