www.gacetaslocales.com

Especial Núñez de Balboa... Historia

En honor a un héroe del nuevo mundo

En honor a un héroe del nuevo mundo
lunes 11 de abril de 2016, 12:51h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

LA ESTATUA, FUERA DEL DISTRITO. En 1952 se celebró en Madrid el VI Congreso de la Unión Postal de las Américas y España, que promovió la creación de un monumento dedicado a Núñez de Balboa y su instalación en la Ciudad Universitaria. El monumento se inauguró en octubre de 1954.
LA ESTATUA, FUERA DEL DISTRITO. En 1952 se celebró en Madrid el VI Congreso de la Unión Postal de las Américas y España, que promovió la creación de un monumento dedicado a Núñez de Balboa y su instalación en la Ciudad Universitaria. El monumento se inauguró en octubre de 1954.
Núñez de Balboa, aventurero y descubridor del océano Pacífico, cuenta en la capital con una de las calles ce más antiguo y largo trazdo del distrito de Salamanca, que nace frente al parque del Buen Retiro y finaliza en límite de éste con el distrito de Chamartín, en la calle de María de Molina. Al igual que ocurre con el personaje que da nombre a la vía, de los numerosos palacetes y edificios que acompañan su recorrido se pueden contar mil y una historias. Galerías de anticuarios, grandes firmas, pequeños comercios tradicionales y locales de ocio y restauración animan al viandante a sumergirse en las profundidades de esta vía.
La Fundación Juan March tuvo sus orígenes en la calle de Núñez de Balboa, en un palacete sito en el número 70.
La Fundación Juan March tuvo sus orígenes en la calle de Núñez de Balboa, en un palacete sito en el número 70.
La calle de Núñez de Balboa, que atraviesa el distrito de Salamanca desde Alcalá hasta María de Molina, recuerda a Vasco Núñez de Balboa, quien nació en 1475 en Jerez de los Caballeros, y murió en Acla, en 1517. Se trata de una de las grandes figuras de la epopeya del Nuevo Mundo, al ser el descubridor del océano Pacífico. En Panamá se erigió por este motivo un monumento en su memoria.

De finales de siglo. A finales del siglo XIX, esta vía empezaba en la prolongación de Alcalá y terminaba en pleno campo. Esta larga y recta calle tiene una particularidad: el primer edificio que se contruyó en ella, y que durante mucho tiempo fue el único que tuvo, fue el que, hasta su desaparición en los años 60, ocupó sus últimos números.Se trataba del Asilo de las Mercedes, así llamado por haberse iniciado la idea de su construcción en vida de la reina de ese nombre y primera esposa de Alfonso XII.

Casi al principio de la calle, entre las de Villanueva y Jorge Juan, nos encontramos con un palacio que fue mandado construir a finales del siglo XIX por la viuda de don Carlos Martos para lucir un blasón. La importancia histórica que fortuitamente vino a tener esta mansión fue la de servir de residencia, en 1898, a Mr. Woodford, embajador de los estados Unidos de América cuando se declaró la guerra contra este país.

También a principios de siglo fue construida en esta calle la iglesi de la Concepción, una de las parroquias más emblemáticas del barrio de Salamanca.

La fundación Juan March, sita en la calle de Castelló en la actualidad, estuvo situada por esta misma época en la de Núñez de Balboa. La calle tiene como vecinas paralelas a las de Velázquez y la mencionada Castelló. Las tres forman un perfecta cuadrícula que constituye el centro del distrito.

Seguidor de Colón. Como en el caso de otros de los grandes nombres de la Conquista de América, Vasco Núñez de Balboa es un personaje con una historia increíble tras él. Nacido en Jerez de los Caballeros, era hijo de una familia de hidalgos pero no debía de tener muchos posibles ya que ejercía de escudero del noble Pedro Portocarreño, señor de Moguer y alcalde del pueblo del que era natural.

Así, en 1500, y animado por lo que se había transcendido sobre los viajes de Colón, se embarcó hacia el nuevo mundo en una expedición comandada por Rodrigo de Bastidas, con la que obtuvo beneficios que le permitieron establecerse en La Española.

Poco después, en 1509, se embarca como polizón en una de las expediciones a tierra firme y, una vez allí y tras ganar prestigio entre sus compañeros de aventura, tiene una participación destacada en la primera batalla en tierra firme y funda la que es considerada como primera ciudad española en la tierra firme de América: Santa María la Antigua de Darién. Después de varias disputas y algunos conflictos con otros líderes españoles logró ser nombrado gobernador y empezó a organizar la incipiente colonia como una eficaz maquinaria de exploración y conquista.

El hijo de uno de los caciques con los que había pactado le habló de unas tierras inmensamente ricas en oro y de otro mar. Núñez de Balboa regresó a su ciudad de Santa María la Antigua y organizó una nueva expedición en la que participarían 190 españoles y cientos de indios de tribus amigas. Partieron de la ciudad y algo más al norte iniciaron el trayecto a través del istmo de Panamá.

Con muchas dificultades y algunas batallas llegaron a las tierras de un cacique llamado Torecha al que derrotaron y mataron, sus hombres se aliaron con Balboa y le llevaron, al día siguiente, en dirección al mar. Ese 25 de septiembre de 1513, el explorador llegó a la cima de una montaña desde la que se podía ver el mar. Efectivamente, así se convirtió en el primer europeo que veía el Pacífico desde la costa americana. Cuatro días después, el propio Balboa tomaba posesión "en nombre del Rey" de ese Mar del Sur, bañándose en él hasta las rodillas.

Víctima de las intrigas entre los cargos políticos de las colonias y los soldados que pretendían encabezar las nuevas conquistas, Núñez de Balboa fue detenido –curiosamente por su compatriota Pizarro– y ajusticiado en enero de 1519. Sin embargo, su memoria, como vemos, ha logrado pervivir 500 años y, de hecho, hoy en día goza de un excelente estado de salud.

Un tramo muy comercial
Desde su inicio y hasta su encuentro con la calle de Ortega Y Gasset, Núñez de Balboa conserva el sabor comercial que la caracteriza, como a otras vías del distrito, desde inicios del siglo XX. Junto a los establecimientos de carácter más tradicional, se pueden localizar galerías de arte, tiendas de antiguedades y tiendas de moda y complementos, que invitan al paseo por su trazado.

Una estación para el descubridor
Desde finales del XIX, el tranvía, el metro y el autobús han sido los transportes públicos más utilizados por los vecinos del barrio de Salamanca. El distrito cuenta con una estación de Metro que lleva el nombre del descubridor, perteneciente a la línea 5 del suburbano, que cuenta con entradas en la calle de Juan Bravo, perpendicular a la de Núñez de Balboa.

Primera sede de la Fundación Juan March
La Fundación Juan March tuvo sus orígenes en la calle de Núñez de Balboa, en un palacete sito en el número 70. En la actualidad, la fundación, que fue creada como tal en 1955 por el financiero español Juan March Ordinas, tiene su sede en el 77 de la vía vecina de Castelló, y desarrolla sus actividades filantrópicas en el campo de la cultura humanística y científica.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Gacetas Locales

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.