masinteresmadrid.com

La cuenta atrás para el día de la Primera Comunión la suele marcar el mes de febrero

Los trajes de comunión de niño cada vez tienen más ese toque ‘casual’ y urbano, o incluso toques ibicencos, gracias a los tejidos de lino y los colores claros, siendo propuestas más informales y no tan serias
Los trajes de comunión de niño cada vez tienen más ese toque ‘casual’ y urbano, o incluso toques ibicencos, gracias a los tejidos de lino y los colores claros, siendo propuestas más informales y no tan serias

Jornada de magia y regalos

viernes 05 de febrero de 2016, 11:45h
Los 'peques' que van a hacer la Primera Comunión este año ya pueden comenzar a soñar con el vestido o el traje que llevarán en ese día tan especial: muchas de las nuevas colecciones, previstas para las Comuniones que se celebran en mayo, pueden comenzar a adquirirse o a hacerse a medida a partir del mes de febrero, cinco meses antes de que llegue, por fin, una de las celebraciones que los niños esperan con más ilusión.

Las Comuniones se han transformado en pequeños eventos, donde el centro de atención es el niño, haciendo cada vez más énfasis en la celebración posterior a la primera Eucaristía: aunque sea un evento fundamentalmente religioso, al igual que sucede con las tendencias en el mundo de las bodas, la celebración de la Primera Comunión suele rodearse de expectación, cuidando al máximo los pequeños detalles y procurando que los niños disfruten al máximo de su día especial.

Las tendencias en trajes de Comunión siguen la misma pauta: cada temporada vemos diseños con acabados preciosos, tejidos suaves y delicados y guiños de costura, tanto en las creaciones artesanales que se producen a medida en el taller, como en los diseños de confección que se pueden comprar ya terminados.

Los colores muy suaves, especialmente el rosa y el verdeagua, los acabados como el plumetti y los detalles de flores son comunes en muchas colecciones.también se suman a esta tendencia. Los fajines y resto de accesorios, como tocado y zapatos, ponen la nota de color al traje de las niña, en crudo, rosa palo, fucsia, verde, lila o plata. Se apuesta por la sencillez, con un aire romántico y tejidos naturales, como linos, algodones, sedas naturales, tules y organzas. Los vestidos boho para las niñas (look completo con trenzas deshechas o melenas sueltas con una coronita), corte imperio con falda tobillera, siluetas suaves y vaporosas y detalles princess –fajines con lazo largo o las manguitas capeadas de encaje–.

Por su parte, los chicos dejan a un lado los tradicionales trajes marineros, que se transforman con un corte más moderno en atrevidos hoodies, además de trajes de dos y tres piezas mezclando texturas y tonalidades como el beige y el gris topo. Con esta tendencia se pretende dar ese toque menos formal que comentábamos antes en las niñas.

Regresan los lazos, junto con otros adornos como pompones y flores, y un sinfín de complementos que van desde guantes, capotas, turbantes, broches, pendientes, delicadas pulseras y colgantes, hasta botines, bailarinas o sandalias.
Regresan los lazos, junto con otros adornos como pompones y flores, y un sinfín de complementos que van desde guantes, capotas, turbantes, broches, pendientes, delicadas pulseras y colgantes, hasta botines, bailarinas o sandalias.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Interes Madrid

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.