www.gacetaslocales.com

Javier Leralta finaliza el recorrido por esta vía

Este tramo de la Gran Vía ha sido escenario de numerosos rodajes cinematográficos.
Este tramo de la Gran Vía ha sido escenario de numerosos rodajes cinematográficos.

Un paseo por el tercer tramo de la Gran Vía

viernes 12 de junio de 2015, 13:38h
Desde Callao a la Plaza de España. La arquitectura del tercer tramo de la Gran Vía, desde Callao a plaza de España, marca las tendencias del momento de la construcción, años de la República y posguerra. Es fácil observar el cambio. En esta recta final de la calle ya no eran necesarios los clubes privados, ni los casinos, ni la elegancia de formas y volúmenes de aquellos primeros años de la gran calle.

Corrían otros tiempos políticos marcados por la austeridad y la escasez, de ahí que los edificios ofrezcan otro estilismo: fachadas serias, geométricas, sin adornos excesivos como si los arquitectos tampoco tuvieran la audacia y la valentía de diseñar casas atrevidas, con más coraje; también marcó mucho la diferencia de edad entre las primeras y las últimas casas de la Gran Vía que superó en algunos casos los veinticinco años.

El racionalismo social también se impuso en el orden arquitectónico con guiños a elementos art decó como la casa 52. Durante la guerra, la plaza del Callao marcó la línea divisoria entre el optimismo y la dura realidad del frente, dos mundos antagónicos.

Este modesto Broadway madrileño ha servido de plató para el rodaje de muchas películas. Merece la pena detenerse en los dos edificios que rompen la estética de la calle: el edificio Carrión (1931-1934), también llamado Capitol, de Luis Martínez-Feduchi y Vicente Eced, icono de la modernidad, y el palacio de la Prensa (Pedro Muguruza, 1924-1928), el más alto del Madrid de Primo de Rivera con sus 58 metros y 16 plantas.

Otro edificio que requiere una atención es el gran bloque de los números 53-59 de los hermanos Otamendi, de una grandeza espectacular, con sus más de cinco mil metros cuadrados y sus doscientos metros lineales de acera.

Por último, una de las casas más interesantes y a la vez menos aplaudidas por su categoría es el edificio Coliseum (Pedro Muguruza y Casto Fernández Shaw, 1930-1933), encargo del compositor Jacinto Guerrero para levantar viviendas, oficinas y un teatro musical para el estreno de sus obras. El resultado, una casa diferente, nada que ver con el estilo de los años treinta, tipo rascacielos americano, más moderna de lo que dice su fecha de nacimiento. Recuerda un pequeño rascacielos de Chicago.

Javier Leralta
Periodista, miembro de Ampet
El hotel Emperador se ubica en el gran bloque que construyeran los hermanos Otamendi, con más de cinco mil metros cuadrados.
El hotel Emperador se ubica en el gran bloque que construyeran los hermanos Otamendi, con más de cinco mil metros cuadrados.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Gacetas Locales

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.