www.gacetaslocales.com

Ana Botella visita las instalaciones de Iberia Mantenimiento en La Muñoza

Barajas, un aeropuerto con mucho potencial

miércoles 22 de octubre de 2014, 12:40h
Ana Botella, alcaldesa de Madrid, durante la visita.
Ana Botella, alcaldesa de Madrid, durante la visita.
Con 50 millones de pasajeros y 400.000 toneladas de carga transitando al año, una aportación al Producto Interior Bruto (PIB) de la ciudad de más de 2.000 millones de euros y 32.000 puestos de trabajo, Barajas es el cuarto aeropuerto europeo y decimosegundo del mundo. Su condición como principal puerta de entrada al país le ha permitido ser testigo y también "escenario de muchos acontecimientos que han marcado la historia reciente de nuestro país", según Ana Botella, alcaldesa de Madrid.
Ana Botella, alcaldesa de Madrid, ha visitado las instalaciones de Iberia Mantenimiento en Barajas, la segunda compañía aeronáutica de España por ingresos y plantilla y la novena del mundo atendiendo a criterios de mantenimiento e ingeniería. La alcaldesa ha estado acompañada, entre otros, por el presidente de Iberia, Antonio Vázquez, y el vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva.

Durante la visita, la alcaldesa ha destacado además el potencial de crecimiento que aún tiene Barajas. Si actualmente el impacto total de su actividad sobre la economía española supera los 10.000 millones de euros y los 200.000 puestos de trabajo, cuando desarrolle todo su potencial y transiten por él 70 millones de pasajeros al año, el impacto sobre el empleo generado directa e indirectamente alcanzará los 350.000 puestos de trabajo, de los que 56.000 serán en la Ciudad de Madrid. "Esas cifras –indicó la alcaldesa– nos permiten hacernos una idea de la relevancia estratégica que tienen para nuestra economía tanto Iberia, una de las principales multinacionales españolas, como Barajas".

Apoyo a las administraciones públicas
La alcaldesa ha afirmado que el motivo de su visita no era otro que mostrar el apoyo que las administraciones públicas deben dar para poner en "valor aquellos motores de la actividad económica que son una realidad. Queremos y debemos apoyar a quienes llevan décadas generando riqueza y empleo". Y más en momentos en los que la crisis económica constituye el telón de fondo. "Ahora es más importante aún que las Administraciones Públicas tengamos claro cuáles son nuestros principales activos estratégicos para reforzarlos y facilitar que desarrollen todo su potencial".

Barajas e Iberia son dos de esos activos porque sustentan uno de los sectores económicos más innovadores como es el aeronáutico, eslabón clave, además, para el desarrollo de una actividad de gran valor añadido como es la logística. "La actividad aeroportuaria -insistió Ana Botella- ejerce una influencia positiva como escaparate al que miran los potenciales inversores que queremos que vengan España y tiene, sin duda, un efecto evidente sobre una industria tan importante para Madrid y España como es el turismo".

El Ayuntamiento de Madrid siempre ha querido colaborar, como constató la alcaldesa, con todos los agentes implicados en la gestión aeroportuaria, tratando de "coordinar actuaciones y de encontrar soluciones equilibradas a los problemas y tensiones que pueda plantear el desarrollo de una actividad tan relevante como ésta".

Madrid y Barajas crecen juntas
Fue en 1929 cuando se eligió el emplazamiento actual para el aeropuerto civil de Madrid, dos años después de que naciera Iberia, una compañía que en 1939 realizó ya su primer vuelo internacional y en 1946 se convirtió en la primera aerolínea en realizar vuelos entre Europa y América del Sur. "Quizá –observó Botella– marcó así su destino como una empresa tan ligada a Iberoamérica y tan ligada a la historia y al futuro de España". El pasado año Iberia, con una flota propia de 161 aviones, fue elegida por 18 millones de viajeros y transportó casi 175.000 toneladas de cartas. Sólo Iberia Mantenimiento, la filial visitada hoy, obtuvo unos ingresos de 777 millones de euros.

Iberia Mantenimiento, ubicada en La Muñoza, un área de unos 220.000 metros cuadrados, situada junto al aeropuerto Madrid-Barajas, se ocupa de aviones, motores y componentes de Iberia, así como de los de un centenar de clientes de todo el mundo, realizando tareas de mantenimiento diario y mantenimiento programado. En esta área trabajan cerca de 4.000 empleados cualificados en cada uno de los servicios ofrecidos, entre ellos laboratorio de Metrología, formación de técnicos y especialistas, ingeniería, apoyo logístico, etc.

En 2010 se realizaron 122 revisiones C (inspección exhaustiva por áreas, de la estructura, los sistemas y las zonas interiores y exteriores del avión) y D (revisión estructural profunda del avión, incluyendo la bajada de los motores, trenes de aterrizaje, etc). En este periodo se revisaron y repararon 200 de motores y 53.000 componentes, según fuentes del Ayuntamiento de Madrid.

Igual de ligado a la historia de la capital está el aeropuerto de Barajas, que en 1950 pasó a pertenecer al término municipal de Madrid. Botella trazó el paralelismo entre el crecimiento y desarrollo del aeropuerto y la propia ciudad. La apertura de Barajas inició "el apogeo del turismo en España y significó para Madrid convertirse en la principal puerta de entrada al país". Desde la primera terminal hasta la T-4, un "hito en cuanto a arquitectura y urbanismo", ciudad y aeropuerto han ido de la mano. "En Madrid, podemos decir -subrayó la alcaldesa- que el crecimiento de Barajas y de la ciudad ha sido paralelo en el último medio siglo. Y podemos decir también que la T-4 es la expresión del Madrid moderno".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Gacetas Locales

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.