www.gacetaslocales.com

La chica del tatuaje del dragón está de vuelta...

La última aventura de Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist

La gran ‘culpable’ del fenómeno de masas que es 'Millenium' es, sin duda, Lisbeth Salander. El personaje creado por Larsson se ha convertido en la gran heroína del siglo XXI y ha hecho vibrar de emoción a cada uno de sus lectores.
Ampliar
La gran ‘culpable’ del fenómeno de masas que es 'Millenium' es, sin duda, Lisbeth Salander. El personaje creado por Larsson se ha convertido en la gran heroína del siglo XXI y ha hecho vibrar de emoción a cada uno de sus lectores.
miércoles 04 de septiembre de 2019, 18:40h

La saga 'Millennium' llega a su fin. El último de sus libros está en todas las librerías españolas desde el pasado 27 de agosto. Con esta sexta entrega, la editorial Destino se ha unido al gran lanzamiento internacional que significa el cierre de una serie que ha marcado un antes y un después en la historia de la edición. Más de 50 países han publicado esta esperada última historia de Lisbeth Salander, cuyas aventuras han tenido más de 100 millones de lectores en todo el mundo. Escrita por David Lagercrantz al igual que las dos anteriores, con 'La chica que vivió dos veces' regresa la ‘Salander's obsession’...

Rooney Mara y Daniel Craig dieron vida en la gran pantalla a Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist, en la adaptación de la primera novela de la saga, 'Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres'. La actriz fue nominada a un Oscar por su interpretación de la 'chica del dragón'.
Ampliar
Rooney Mara y Daniel Craig dieron vida en la gran pantalla a Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist, en la adaptación de la primera novela de la saga, 'Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres'. La actriz fue nominada a un Oscar por su interpretación de la 'chica del dragón'.

Stieg Larsson falleció antes de que sus libros se convirtiesen en un acontecimiento de masas internacional. El autor de la trilogía sueca Millennium murió de un infarto a los 50 años, antes de que los thrillers protagonizados por la hacker-punk Lisbeth Salander y el periodista de investigación Mikael Blomkvist fueran publicados y cautivaran a cerca de 100 millones de lectores en todo el mundo.

A buen seguro tampoco imaginó que sus personajes seguirían con vida después de su propia muerte. Pero, la magnitud del fenómeno literario ha sido tal que todos quedamos con ganas de más... Los editores, de más éxitos de ventas y los lectores, de nuevas aventuras de los justicieros más famosos de la ficción contemporánea.

Así, se publicaron la cuarta y la quinta entregas de esta saga de la mano del tambien escritor sueco David Lagercrantz, que ha sabido mantener la esencia de Salander y Blomkvist, y que ahora regresa con el sexto y último volumen de la saga Millennium, La chica que vivió dos veces.

Un personaje fascinante...

Para muchos, la gran ‘culpable’ de este fenómeno de masas que es Millenium es, sin duda, Lisbeth Salander. El personaje creado por Larsson se ha convertido en la gran heroína del siglo XXI y ha hecho vibrar de emoción a cada uno de sus lectores.

Pero, ¿qué tiene esta mujer para haberse convertido en uno de los personajes más fascinantes de la literatura de las últimas décadas?

Lisbeth es mujer de pocas palabras, algo que no le ha impedido cautivar a cerca de 100 millones de lectores.

Cualquiera que la conozca un poco puede decir que es vengativa, independiente, inflexible y muy discreta. Quien la conozca mejor podría decir que tiene nueve tatuajes (entre ellos, uno de un dragón que desciende del omóplato hasta la cintura) y una fascinación por los números que parece esconder su profunda desconfianza hacia el género humano. Con estas cicatrices en su historia y su corazón, ha cautivado a millones de personas en todo el mundo, ha impuesto una moda global entre su generación y se ha colado en el parnaso de los grandes personajes de la literatura.

Lisbeth es un personaje revestido de modernidad, pero construido sobre mimbres clásicos; es la versión 3.0 de la figura del vengador solitario que, desde El conde de Montecristo a Harry el sucio, lleva siglos cautivando al público. Lo que la hace tan rompedora es que, probablemente, es la primera vengadora claramente feminista de la historia.

Lisbeth hace justicia a las féminas maltratadas volcando su furia contra esos “hombres que no aman a las mujeres”.

Larsson retrata su país como una especie de infierno decorado por Ikea. Pese a ser una de las naciones con una de las legislaciones más avanzadas en materia de igualdad, bajo esa apariencia civilizada late una realidad oscura, en la que el 65% de las mujeres suecas ha sufrido algún tipo de maltrato, y el 95% nunca lo denuncia.

El autor se sirve de Lisbeth para obligar al lector a pronunciarse sobre la violencia que se esconde bajo una apariencia de corrección política.

Heroína imperfecta

Ningún héroe o heroína puede ser perfecto. Por eso, Larsson le creó un complejo perfil psicológico. Lisbeth padece el síndrome de Asperger, quizá una de las causas de su marcada sociopatía. Ese fue otro de los hallazgos de Larsson: transformar el aparente talón de Aquiles de Lisbeth en un instrumento que la convierte en una superdotada para la informática y los números.

Lisbeth se enfrenta con todas sus fuerzas y su talento contra lo que considera injusto, sin temor al precio a pagar por ello.

Todo en este personaje es nuevo: ni tiene las características físicas de las heroínas tradicionales, ni reacciona como estamos acostumbrados a ver en los personajes femeninos de la ficción. Es autosuficiente, no busca ni dinero, ni reconocimiento social, ni nadie que se convierta en su salvador.

Su comportamiento no responde a la moral establecida, pero es profundamente ético. Por eso, el personaje es a la vez clásico y revolucionario. Clásico, porque encontramos en él la huella de autores anteriores. Y revolucionario porque Lisbeth, cuyo nick de hacker es Wasp –avispa–, aguijonea nuestras conciencias y nos obliga a descubrir la corrupción oculta tras el estado del bienestar...

En suma, la saga Millennium no es otra cosa que una larga oda a las mujeres que, como Lisbeth, son difíciles de amar, escrita por alguien que logró algo todavía más difícil: amar a la misma mujer durante toda su vida.

El 'padre' de la chica del dragón

Continuar con el enorme éxito de la serie de Larsson no era tarea fácil. Se trataba de mantener la calidad de los libros anteriores y el relevo de David Lagercrantz ha sido refrendado por crítica y público, quien avisa que ha dejado lo mejor para el final.

Lisbeth Salander está preparada para la batalla final contra su hermana Camilla. Pero esta vez tomará la iniciativa e intentará liberarse del daño y el dolor de toda una vida. Ha estado acercándose a su objetivo: ha dejado atrás Estocolmo, lleva un nuevo peinado y se ha quitado los piercings. Podría pasar por una ejecutiva más. Sin embargo, las ejecutivas no ocultan una pistola bajo la americana, no son hackers expertas, ni llevan cicatrices ni tatuajes que les recuerdan que han sobrevivido a lo imposible.

Mikael Blomkvist, por su parte, está investigando la muerte de un mendigo del que sólo se sabe que ha fallecido pronunciando el nombre del Ministro de Defensa del gobierno sueco y que guardaba el número de teléfono del periodista en el bolsillo. Mikael necesitará la ayuda de Lisbeth, pero para ella el pasado es una bomba a punto de explotar.

Lagercrantz ha superado ya el "miedo" con el que afrontó la escritura de Lo que no te mata te hace más fuerte (Millennium 4), y confiesa haber escrito más “relajado”. “Escribiendo Millennium 4 estaba muerto de miedo; tenía muchos complejos de Steig Larsson: el complejo de la calidad, de tengo que ser igual de bueno, pero tenía también el complejo de cantidad, porque escribía libros muy largos...”, explica.

En este sentido, confiesa que ya siente “suyos” a los personajes de la saga y, aunque asegura que nunca dejará de considerar a Larsson un “genio” por haberlos creado, ya ha podido meterse dentro de ellos: “Ahora los personajes corren por mis venas y los tengo en mi corazón, los siento míos”.

Lagercrantz advierte a los fans de que esta sexta entrega será la última, al menos de momento...

“Tras escribir la sexta, quiero hacer algo nuevo, porque sé que me desarrollo como autor cuando me arrojo a aguas inseguras, haciendo cosas nuevas. Respeto a los autores que hacen siempre el mismo libro, pero yo quiero nuevos retos".

El autor reconoce que se siente más identificado con el personaje de Blomkvist –que, como él, ya no fuma y en vez de whisky bebe vino–, pero admite que su obsesión es Lisbeth.

“La clave del éxito de la saga es Lisbeth Salander, porque ella cambió las novelas policiacas. Antes las mujeres en las novelas policiacas eran la mayoría víctimas, mujeres guapas que eran violadas y asesinadas, y había héroes, necesitaban un hombre que las protegiera. Pero Lisbeth no necesita a nadie, no necesita contentar a nadie. Es un buen modelo para las mujeres jóvenes, es como una cowboy, pero con mejores valores, valores feministas", explica sobre su protagonista.

La última aventura de Lisbeth Salander y Mikael Blomkvist
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Noticias relacionadas



Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Gacetas Locales

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.