www.gacetaslocales.com

Los vecinos del nuevo barrio siguen demandando equipamientos

La Asociación de Vecinos de Valdebebas lamenta la falta de solución a sus necesidades

Mirta Veiga y Liliana Ávalos, de la Asociación de Vecinos de Valdebebas
Ampliar
Mirta Veiga y Liliana Ávalos, de la Asociación de Vecinos de Valdebebas (Foto: C.D.)
lunes 11 de marzo de 2019, 14:00h
La Asociación de Vecinos de Valdebebas se queja de que, esta legislatura, poco se ha hecho para dotar al barrio de los equipamientos imprescindibles para una población que ya supera los 20.000 residentes. Un colegio que no da abasto, sin centro de salud, problemas de movilidad, transporte público: entre Ayuntamiento y Comunidad reparten culpas.

En la asociación de vecinos de Valdebebas se sienten “rehenes de las administraciones”, que juegan al “rebote” con las múltiples necesidades del nuevo barrio. “Ni una ejecuta lo que dice, ni la otra baja los brazos”, resume Liliana Ávalos, vicepresidenta de la asociación, a quien entrevistamos junto a Mirta Veiga, actual presidenta, refiriéndose a los rifirrafes entre Ayuntamiento y Comunidad de Madrid. “Cada palo que aguante su vela”, concluyen, porque “Valdebebas ya no le importa a nadie ni en periodo electoral”.

Y mientras tanto, la casa sin barrer, y Valdebebas, que ya tiene cerca de 20.000 vecinos y creciendo exponencialmente, peleando por que sus impuestos se reflejen en servicios públicos. Que se acaben las obras del único colegio del barrio y se construyan más, se levante un centro de salud, instalaciones deportivas, transporte público y marquesinas en las paradas de los buses de la EMT, semáforos en los cruces, mantenimiento de zonas verdes y limpieza, proyectos votados en Presupuestos Participativos… “La sensación es de dejadez total”, lamenta Mirta.

De las pocas alegrías, que la situación legal a efectos urbanísticos del barrio se clarificó definitivamente tras la sentencia del Supremo y la aprobación definitiva del Plan de Reordenación Económica, y se vuelven a conceder licencias desde febrero. “Aunque hay una veintena aún recurridas por el demandante habitual”, aclara Ávalos.

Centro de salud

La carencia de centro de salud es una de las prioridades. De momento, no se le espera, sólo está en papel. Ahora mismo, los vecinos se reparten entre el de Sanchinarro y Mar Báltico, que están a tope. “La Comunidad dice que no se hace hasta que no haya 20.000 vecinos, pero ya somos 19.000, en cuatro años con el crecimiento del barrio habría que hacer no uno, sino dos centros de salud”. La situación se vuelve más urgente porque como recuerda Ávalos, "tampoco conceden una enfermera para el colegio, es gravísimo, porque si algún niño tiene un problema serio, tardas media hora en llegar a un hospital".

También lleva desde principio de legislatura sobre la mesa la petición de instalar semáforos en un barrio que podría ser el símbolo de Nación Rotonda. La respuesta municipal, tras los informes de los técnicos de Movilidad, es que “se diseñó así”, pero lo cierto es que se han producido unos cuantos accidentes y atravesar los cruces, con carriles bus incluidos, es un acto de fe. Mientras, algunos vecinos circulan a velocidades excesivas o hacen giros indebidos por las medianas, "pero tampoco nos ponen bolardos".

Lo cierto es que no aparenta haber problemas de atascos ni falta de aparcamiento a media mañana en un barrio aún por terminar de colonizar, pero es engañoso. Los vecinos se quejan de que el entorno de la estación de Cercanías de Valdebebas está macizo de coches aparcados, y se producen robos, mientras los autobuses de la EMT son insuficientes. "Hemos pedido que abran la otra entrada de la estación, al menos está más iluminada", se quejan las vecinas, que denuncian que en esta vía semidesierta se están produciendo robos en los coches. Nueva pega: “la estación de Cercanías no vende abonos, hay que irse al quinto pino a comprar un billete”. Las paradas de autobús siguen sin marquesinas, pese a que se acordó en el Pleno de la Junta su instalación, y "estaría bien una línea que nos lleve a Avenida de América, y una línea que vaya al hospital Ramón y Cajal y atienda también a Cárcavas y Sanchinarro", reclama Mirta.

El chasco de las Plazas de la Centralidad

Otro ejemplo de descoordinación, esta vez municipal. Las conocidas como Plazas de la Centralidad, un eje con zonas verdes, columpios y la única pista deportiva hasta el momento, ejecutadas por la Junta de Compensación como parte de sus compromisos de urbanización, han estado cerradas meses a la espera de que el Ayuntamiento las recepcionase. Cosa que ocurrió hace 15 días, para alegría de los vecinos, “pero a los tres días, la Junta de Distrito nos clausuró la pista deportiva”, cuenta Ávalos, que relata que “nadie sabía nada”. La explicación de la Junta, que el estanque de tormentas que está pegado –una especie de desagüe del parque en su punto más bajo– resultaba peligroso para los niños. Sin embargo, desde la Junta de Compensación del barrio recuerdan que esa infraestructura se recepcionó en 2010 y hasta ahora no se había detectado nada. “¿Cuándo lo va a solucionar el ayuntamiento? Qui le sait”, bromea Mirta.

Con la música del Mad Cool a otra parte

El verano pasado, la organización de la primera edición del festival Mad Cool en la parcela que acogerá la ampliación de Ifema desató infinidad de quejas. Cerca de 80.000 espectadores en tres días en un concierto al aire libre que se podía oir con claridad en kilómetros a la redonda. Pero no hay escapatoria, Ifema ha cedido el solar a la organización, y seguirá celebrándose al menos hasta que la institución ferial desarrolle su proyecto. "Tuvimos una reunión con ellos, y nos han dicho que pondrán pantallas acústicas en la zona más cercana a Valdebebas Oeste y Cárcavas, pero este año no llegan a tiempo, será para 2020". Antes del Mad Cool, este año además tocará Metallica.

Faltan plazas para los niños en la educación pública de Valdebebas

La escolarización de los cerca de 4.000 niños en edad de ir a clase del barrio es quizá el problema más urgente, por la oferta testimonial. El colegio público Alfredo Di Stéfano, único del barrio y construido por fases, con 400 alumnos de Infantil a día de hoy, sigue siendo la primera pelea de Valdebebas. Mientras la segunda fase no se ha entregado aún –debería haber estado terminada en octubre–, la tercera, que contempla 20 aulas de Primaria, acaba de ser adjudicada, y debería completar el centro para septiembre.

Mientras, “a Valdebebas no dejan de llegar niños, tenemos para llenar tres colegios”, apuntan las vecinas, “es un despropósito”. El segundo colegio está siendo objeto de discusión también entre Comunidad y Ayuntamiento. Ya hay parcela –en la calle María Reiche 34–y también hay otra solicitada en Félix Candela para un instituto.

De momento, lo único claro es que el segundo centro público será legalmente constituido y tendrá un código de centro, según prometió Rafael Van Grieken, consejero de Educación. Esto permitirá matricular niños para el curso 2020-21 “en un espacio provisional”.

Colegio concertado o privado, de momento, tampoco

Pero el candidato del PP a la alcaldía, José Luis Martínez Almeida, anunció recientemente que se había solicitado otra parcela para un colegio concertado, y el Ayuntamiento la ha negado. La razón, un acuerdo de Pleno de la Junta de Hortaleza para que no se ceda suelo público para centros privados o concertados, tal como recordó la concejala presidenta de Hortaleza, Yolanda Rodríguez. Almeida, como han hecho otros portavoces municipales en esta legislatura –desde Begoña Villacís, de Ciudadanos, a la Agrupación Socialista, y en un primer momento la concejala de Hortaleza, de Ahora Madrid– estuvo precisamente este fin de semana en Valdebebas.

La escuela infantil municipal, por su parte, lleva tres meses de retraso. “Nosotros hemos pedido colegios públicos, aunque no rechazamos para nada los concertados, pero que no argumenten que los queremos porque es su obligación hacer públicos”, recuerda Liliana Ávalos.Al cierre de esta edición, Gacetas Locales había contactado sin éxito con el colegio Joyfe, que inicialmente tenía previsto levantar un privado en la pastilla comercial, pero tras su vuelta al planteamiento original, se ha quedado sin parcela. Lo cierto es que en la web del centro, que ofrecería todos los niveles educativos, se anuncia que "en abril" esperan respuesta a su nueva solicitud.

“No puede ser que seamos las asociaciones de vecinos las que tengamos que estar dando la lata para reclamar todo”, resume Ávalos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Gacetas Locales

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.