www.gacetaslocales.com

Vecino, el Consejo de Ciudad te necesita

El Consejo de Ciudad, en el que intervendrán vecinos escogidos por sorteo, podrá hacer porpuestas al equipo de Gobierno.
Ampliar
El Consejo de Ciudad, en el que intervendrán vecinos escogidos por sorteo, podrá hacer porpuestas al equipo de Gobierno.
miércoles 31 de octubre de 2018, 12:12h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

El Ayuntamiento de Madrid conformará el denominado Consejo de la Ciudad con 57 vecinos elegidos al azar, que podrán proponer mejoras al equipo de Gobierno mediante informes sobre cuestiones especialmente significativas de la acción municipal. Los elegidos tendrán derecho a dietas.

El Ayuntamiento de Madrid seleccionará al azar a 57 vecinos y vecinas --el mismo número de ediles que integran la Corporación-- para, desde el renovado Observatorio de la Ciudad, proponer mejoras al equipo de Gobierno mediante informes sobre cuestiones especialmente significativas de la acción municipal o con el impulso o rechazo de las iniciativas ciudadanas más apoyadas en la plataforma Decide Madrid.

La ciudadanía participante tendrá derecho a dietas por asistencia a reuniones, una cantidad a establecer por la Junta de Gobierno.

Este modelo ayuda a los gobiernos a decidir sobre cuestiones controvertidas, costosas o de especial interés para la ciudadanía. También ayuda a revitalizar la democracia mediante nuevos métodos de participación y aumenta la confianza de la ciudadanía hacia decisiones políticas. Este modelo ya ha acreditado su éxito en Estados Unidos, Australia, Italia, Dinamarca, Irlanda, Islandia o Canadá.

En el marco del renovado Observatorio de la Ciudad --cuyo proyecto inicial de reglamento será aprobado este miércoles en Junta de Gobierno--, los 57 vecinos y vecinas se reunirán en plenario en sesión ordinaria al menos ocho veces al año.

La ciudadanía participante tendrá derecho a dietas por asistencia a reuniones, una cantidad a establecer por la Junta de Gobierno. Se tomarán como referencia las cantidades asignadas en órganos dentro del Ayuntamiento así como ejemplo de otros países, han informado fuentes de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto a Europa Press.

Participación directa. Se trata de un modelo de participación directa, inspirado en la selección por sorteo que se llevaba a cabo en Atenas, que implica a una muestra de ciudadanos representativos de toda la población en la toma de decisiones de políticas mediante un proceso difícilmente manipulable por grupos de presión.

En cada reunión de la sesión ordinaria del Plenario se analizará la propuesta que diez días antes a la fecha en la que se convoque esté sostenida por el mayor número de ciudadanos y ciudadanas en Decide Madrid y que no hubiera sido analizada en una sesión anterior. En este momento, la propuesta ciudadana más apoyada, con 17.871 apoyos, es la que demanda una arborización masiva de Madrid.

El Observatorio podrá invitar a los autores de la iniciativa para que la exponga y hacerles preguntas. Será el plenario el que valorará la posibilidad de que se pueda plantear esa propuesta para que la ciudadanía la acepte o la rechace como planteamiento colectivo con el texto con el que fue presentada si así se acuerda por mayoría simple o previa introducción de mejoras, si fuera acordado con el 80 por ciento de las vocalías asistentes y siempre que los autores las aceptasen.

Si no se aceptara o el Pleno no la considerara procedente para que la ciudadanía la acepte o rechace como propuesta colectiva, la iniciativa continuará su proceso en Decide Madrid.

Igualmente desde el Observatorio podrán solicitar la convocatoria de una audiencia pública sobre asuntos de especial trascendencia para la ciudadanía y emitir informes sobre cuestiones significativas de la acción municipal y de los procesos de aprobación y modificación de la normativa a propuesta del Pleno, de la Alcaldía o de la Junta de Gobierno.

Además las vecinas y vecinos que compongan este órgano contarán con información y el asesoramiento de expertos para analizar la acción municipal y proponer mejoras.

Por sorteo. Las vocalías estarán compuestas por ciudadanos y ciudadanas hasta un máximo de 57 titulares y un mínimo de 57 suplentes, elegidos por sorteo entre la ciudadanía empadronada y que supongan una muestra demográficamente representativa de la población de Madrid.

Los miembros del Observatorio se seleccionarán al azar entre 30.000 domicilios --número para obtener 57 vocales siguiendo la muestra de otros países--. El Ayuntamiento, a través del área de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto, con Pablo Soto al frente, enviará una invitación para participar como vocales a estos domicilios seleccionados. Los que voluntariamente acepten entrarán en un sorteo que tendrá en cuenta las características demográficas en cuanto a edad, sexo y distribución geográfica.

La presidencia del Observatorio recaerá durante tres años en la persona que sea seleccionada mediante pública concurrencia según su reconocido prestigio en la participación ciudadana, la transparencia o la evaluación de las políticas públicas. El concurso será resuelto por las vocalías por mayoría simple.

El candidato o candidata no podrá tener cargo político remunerado alguno ni desempeñar simultáneamente el puesto con un cargo directivo en asociaciones, fundaciones y demás entidades sin ánimo de lucro con interés en el funcionamiento del Observatorio.

Los vocales serán nombrados durante un año y una vez ejercido no podrán volver a ostentarlo de nuevo. Tampoco podrán ser personas con cargo político representativo remunerado, con un empleo público en el Ayuntamiento o cuando sean más de una persona por domicilio. La portavocía la ejercerá una persona distinta en cada sesión y sus miembros se rotarán regularmente.

Calendario. El calendario que maneja el Gobierno es que experiencia de profundización democrática esté en marcha en el primer semestre de 2019 pero ya es una 'vieja conocida' en otros lugares, como en Idiazábal (Guipuzcoa). Su Ayuntamiento la empleó en 1992 mediante un núcleo de intervención participativa con el que decidir la construcción de un campo de fútbol. Un grupo de 25 personas debatió durante tres días ocho horas diarias.

Entre 1997 y 2002 hasta diez ayuntamientos catalanes impulsaron los Consejos Ciudadanos para decidir sobre espacios públicos, planes medioambientales de actuación, integración de migrantes, planificación urbanística... Cada grupo contaba con entre 20 y 93 participantes que mantenían encuentros de entre uno y tres días.

El Ayuntamiento de Berlín entre 2001 y 2003 ideó jurados ciudadanos en 17 barrios. Cerca de 30 personas por jurado decidieron cómo gastar 500.000 euros en proyectos en cada barrio, con 8,5 millones en total).

Entre 2015 y 2016 el Ayuntamiento de Donosti lanzó 'Ardora', jurados para seleccionar y financiar proyectos ciudadanos dentro del programa 'Olas de energía' (241.920 euros en 2015 y 201.600 euros en 2016 para 121 proyectos). Un total de 25 ciudadanos mantuvieron cuatro sesiones de trabajo a lo largo de tres meses.

Y en abril de 2016 en Gobierno del Estado australiano de Greater Geelong se comprometió a consultar a la comunidad sobre su modelo de gobernanza local antes de las próximas elecciones. Durante cuatro meses un grupo de cien personas seleccionado al azar se reunió para deliberar sobre cómo querían estar representados democráticamente por un futuro consejo.

Partiendo del asesoramiento nacional e internacional y de sus propias opciones de oradores expertos, el jurado entregó un informe final con trece recomendaciones. El gobierno acordó adoptar doce de ellas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Gacetas Locales

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.