www.gacetaslocales.com

Así lo afirma la Dra. Lorea Bagazgoitia, especialista en dermatología del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo, que asegura que su efectividad es superior al 90% al mes del tratamiento y se mantiene por encima del 80% a los 4 meses

La doctora Lorea Bagazgoitia, especialista en dermatología del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo.
La doctora Lorea Bagazgoitia, especialista en dermatología del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo.

La toxina botulínica es uno de los tratamientos más efectivos para la hiperhidrosis

jueves 19 de julio de 2018, 09:25h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Tal y como pone de manifiesto la Dra. Lorea Bagazgoitia, especialista en dermatología del complejo hospitalario Ruber Juan Bravo “llamamos hiperhidrosis primaria a la sudoración excesiva en alguna zona del cuerpo, que no tiene una causa clara, es decir, que no está relacionada con ninguna enfermedad o medicamento que esté tomando quien lo padece.“

Especialmente en verano, es frecuente que el exceso de sudor en las axilas genere ciertos complejos o condicione la vestimenta; asimismo las personas con hiperhidrosis palmar suelen sentirse reacios a dar la mano en las presentaciones o incluso a sus parejas, reflejando una clara repercusión de la hipersudoración en su vida. Estos detalles hacen que exceso de sudor en ciertas partes del cuerpo, no solo incomode sino que genere un estrés psicológico importante en las personas que lo sufren.

Para evitar este efecto, existen productos antitranspirantes que pueden reducir levemente este tipo de sudoración, pero en muchos casos son insuficientes. Por el contrario, la toxina botulínica (bótox) reduce la producción de acetilcolina –responsable de activar los mecanismos del sudor localmente– en la zona tratada, siendo uno de los tratamientos más efectivos para la hiperhidrosis.

Se han realizado ensayos clínicos aleatorizados que demuestran que la efectividad de la toxina botulínica es superior al 90% al mes del tratamiento y se mantiene por encima del 80% a los 4 meses.

Un porcentaje muy bajo de personas podrían desarrollar anticuerpos frente a la toxina botulínica (0,5%), pero se ha visto que a pesar de la presencia de los mismos, si realiza el tratamiento, este vuelve a ser eficaz.

La toxina botulínica se inyecta en la piel que deseamos tratar, y en las axilas no es preciso utilizar anestesia local, a diferencia de los casos en que realizamos el tratamiento en las manos. A partir del séptimo-décimo día del tratamiento, se empieza a percibir una disminución de la sudoración, y la duración del efecto del bótox varía entre los 3 y 9 meses (lo más habitual es que dure en torno a 6 meses).

Cuando el efecto cesa, la hipersudoración vuelve, por lo que suele repetirse el tratamiento con el fin de obtener un efecto mantenido. Tras varios tratamientos, se observa que la duración del tratamiento se alarga y pueden espaciarse más las sesiones.

Más información, en el complejo hospitalario Ruber Juan Bravo, en los teléfonos 91 068 77 77 / 91 068 79 99 y en la web www.ruber.es

La toxina botulínica es uno de los tratamientos más efectivos para la hiperhidrosis
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Gacetas Locales

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.