www.gacetaslocales.com

CARTAS AL DIRECTOR

Hipocresía, acoso y derribo

martes 13 de marzo de 2018, 12:20h

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Antonio Crespo, uno de los afectados de la Colonia Banesto, escribe sobre la situación que viven los 39 inquilinos octogenarios a los que Metrovacesa quiere rescindir el contrato.

Es indignante la tomadura de pelo, por decirlo de una manera suave, que la “gran inmobiliaria” Metrovacesa, por burofax de fecha 21 de noviembre pasado, nos informara de que es su voluntad proceder a la terminación de los contratos de arrendamiento de las viviendas de la calle Mesena 80. A tal fin notificaban expresamente la resolución del contrato de arrendamiento otorgando como plazo para la entrega de la vivienda el 31 de enero de 2018. Pasado un mes, con mucho sufrimiento por parte de los inquilinos ante la incertidumbre y ansiedad originada por la “gran inmobiliaria”, Metrovacesa envió otro burofax, con fecha 19 de diciembre, notificando que había decidido dejar en suspenso el plazo otorgado para la entrega de las viviendas.

Por el contrario y no con sorpresa, dejaron de adeudarnos el importe del alquiler y el recibo del agua. Y digo no con sorpresa por nuestra parte ya que inmediatamente empezamos todos los vecinos a enviar, mediante transferencia bancaria a la cuenta de Metrovacesa, el importe correspondiente de cada mes para que no pudieran alegar falta de pago.

Nos sentimos acosados. Acoso es perseguir, fatigar, importunar a las personas con molestias constantes. Metrovacesa, no satisfecha con lo anterior, inició un nuevo método de acoso. Destruir por completo el interior de los pisos deshabitados: puertas, paredes, exterior de las bajantes, etc, amontonamiento de escombros en lo que antes eran habitaciones, dejándolos con aspecto de bombardeo en la guerra de Siria. Al principio, entraron como elefante en cacharrería al portal B con la idea de llevarlo a cabo también en el resto de portales (en total son diez). Pero conseguimos paralizar la demolición avisando a la Policía Municipal, y con su informe la Junta Municipal del Distrito de Fortaleza ordenó el cese del derrumbe por falta de licencia o autorización. A continuación exigió a Metrovacesa reponer las puertas de las viviendas derruidas y la limpieza de las mismas con la obligación de dejarlas en el estado debido de salubridad.

En pleno apogeo de la destrucción se realizó una entrevista con la persona que dice ser el responsable de seguridad de la compañía. Este señor asegura que el derrumbe de los pisos era por el bien de los residentes, por seguridad y poder vivir cómodamente. Apariencia de sentimientos contrarios a los que verdaderamente se tienen. Eso es hipocresía.

Que cada uno saque sus propias conclusiones. Lo de la tomadura de pelo está claro. Su pretensión es echar a todos los vecinos de los pisos que quedan, en los que algunos llevan viviendo sesenta años.

Y a propósito del acoso. Se tiene conocimiento de una vivienda habitada a la que han sellado con silicona la cerradura al permanecer un tiempo fuera los inquilinos con su familia. Y la pregunta es: ante esta situación, ¿no se podrá disfrutar de vacaciones, salir fuera de casa con familiares o amigos, o por desgracia estar ingresado en un hospital? ¿Se tendrá que pedir permiso al arrendatario o avisar a la policía?

Otro de los motivos para sentirse discriminado es la aparición, en todas las puertas de las viviendas vacías, de un precinto bien visible y pegatinas en forma de círculo de color naranja sobre los ojos de las cerraduras, lo que facilita el conocimiento de los cacos de dónde vive o no vive gente, con la posibilidad de perpetrar robos. “Aquí viven personas señaladas, aproveche la oportunidad”, y así nos ayudan a que se vayan de una vez. Curiosamente hay un portal que está totalmente deshabitado y sin embargo allí no se ha metido el mazo ni el pico ¿Alguien sospecha el motivo?

La intención de esta “gran inmobiliaria” Metrovacesa es desalojar todos los pisos, con los acosos que todos conocemos y los que todavía ignoramos, pero que Metrovacesa sí tiene en mente y que irán aplicando continuamente hasta conseguir su objetivo.

La ley ampara a los arrendatarios que mantienen sus contratos totalmente legales y de por vida. Esperamos que la Justicia también nos de su apoyo.

A. Crespo López de Lerma

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Gacetas Locales

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.