www.gacetaslocales.com

Los vecinos aciertan con la orgánica

En Hortaleza se han repartido 585 kits de Acierta con la orgánica
Ampliar
En Hortaleza se han repartido 585 kits de Acierta con la orgánica (Foto: C.D.)
martes 27 de febrero de 2018, 13:07h
El cubo marrón ha venido para quedarse. Si en noviembre pasado los vecinos de Santiago Apóstol y Pinar del Rey eran los primeros, junto con otros 15 barrios pioneros, en empezar a “acertar” con la basura orgánica, a final de año serán 11 distritos al completo los que tengan que aprender qué echar y qué no a este nuevo cubito al que habrá que buscar sitio en la cocina.

Como explicaba a Gaceta Local Helena Astorga, una de las técnicas que ha estado informando a los vecinos de Apóstol Santiago y Pinar del Rey durante estos meses de campaña, tanto puerta a puerta como en el estand, la acogida ha sido buena, aunque “los cambios cuestan a todo el mundo”. Ahora comenzarán las charlas por colegios y centros de mayores, así como asociaciones vecinales.

La queja más repetida: “No me cabe en casa tanto cubo”. Un problema que, como apunta Helena, se compensa porque si depositamos los bioresiduos en el cubo marrón, al naranja “apenas van restos y se reduce el volumen a la mitad”. Así que podemos cambiar un cubo grande por dos pequeños. En los bloques donde hay cuarto de basuras, también alguna pega para meter los contenedores marrones; donde la recogida se hace en contenedores viarios, sólo se ha añadido uno más a la fila.

MÁS DE 3.000 TONELADAS. El área de Medio Ambiente acaba de hacer balance de la recogida orgánica de basura: desde noviembre se han recogido 3.400 toneladas, y se han puesto 5.618 cubos. En Hortaleza, 900 vecinos han visitado los puntos de información, y se han repartido 585 kits de la orgánica. En todo Madrid se han visitado 101.000 hogares.

Lo de acertar con el cubo tampoco ha sido muy complicado de entender: “Los mayores, precisamente, recordaban que en el pueblo echaban esos restos a los animales o al huerto, incluso compostaban”. Los jóvenes, que “han crecido ya viendo el contenedor amarillo, están concienciados de reciclar”.

Y ¿qué se echa? Pues todos los restos de comida, servilletas de papel usadas, posos de té y café, corchos y restos de poda doméstica. Con eso se hará abono que puede servir para rellenar taludes o ajardinar, o se convertirá en biogás, lo que ayuda a reducir los residuos en los vertederos. No se pueden echar restos orgánicos como excrementos de animales, algo que también choca a la gente, porque pueden ser transmisores de enfermedades. Si acaso, dudas sobre otros residuos que ya deberían estar claras: “la gente pregunta mucho qué hacer con el aceite usado, alguno te contaba que lo tira por el desagüe, ¡eso es lo último!” Así que, de paso, se ha repartido información sobre los puntos limpios para depositar aceites, bombillas, electrodomésticos, y se ha recordado que llamando al 010 se recogen muebles a domicilio.

En Apóstol Santiago se ha hecho un experimento dentro de otro. Aquí los contenedores de tapa marrón en la vía pública precisaban de una llave para ser abiertos. El objetivo: comprobar que realmente se estaba reciclando bien en los hogares, eliminando la posibilidad de echar por error restos impropios. El resultado: a nivel usuario, una lata. “Que se te olvida la llave cuando bajas, que la he perdido, que se la ha llevado mi mujer… ”.

  • Contenedor experimental con llave

    Contenedor experimental con llave

  • Batería de contenedores

    Batería de contenedores

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Gacetas Locales

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.