www.gacetaslocales.com

Entrevista Víctor Ullate

El bailarín español Víctor Ullate Roche ha sido el responsable de la formación de los niños bailarines del musical ‘Billy Elliot’
Ampliar

El bailarín español Víctor Ullate Roche ha sido el responsable de la formación de los niños bailarines del musical ‘Billy Elliot’

lunes 23 de octubre de 2017, 11:40h
A partir de noviembre, la escuela Scaena pone a disposición la formación de todos los alumnos que quieran apuntarse. Billy Elliot es uno de los musicales cuya pueste en escena es más compleja, porque sus principales protagonistas son niños con un grado de talento y cualidades personales y artísticas extraordinarios. Con edades comprendidas entre los 8 y los 13 años, en pleno proceso de crecimiento, y enfrentados a los cambios que acompañan a la metamorfosis adolescente. Si para hacer la película fue necesario contar con tres actores que representaron los papeles de Billy, Michael y Debbie, la puesta en escena teatral exige un mínimo de tres niños para cada uno de estos papeles. El protagonista, Billy, tiene que ser un gran bailarín y no solamente de ballet clásico. Debe de tener voz blanca y cantar muy bien. Para poder cubrir semejantes exigencias con el nivel de calidad requerido, la productora SOM Produce asumió la tarea de convocar, seleccionar y becar la formación de los niños que reunieran las condiciones artísticas y personales necesarias, para termiinar de perfeccionar en la ‘Escuela Billy Elliot’, dirigida por Carmen Roche y Víctor Ullate.

“Todo comenzó cuando los productores ejecutivos Juanjo Rivero y Marcos Cámara junto a David Serrano, vinieron a Scaena para hablarnos de un proyecto a no muy largo plazo. Lo tenían muy claro desde el principio: contar con una formación profesional rigurosa y de prestigio como la de nuestra escuela podría colaborar en darle a su proyecto una calidad superior. Cuando mencionaron el título del espectáculo, captaron completamente mi atención”, explica Víctor Ullate Roche, quien había visto el show, previamente, en Londres. ”Salí del teatro embriagado de emociones. Tocó en mí los mecanismos más emocionantes que una persona pueda experimentar. Estuve más de un mes hablando de aquel acontecimiento. Desde ese momento, la conversación entró en otra dimensión. Me enorgulleció que quisieran contar con Scaena.

Y no pude negarme ante la tentación de formar a esos niños para el musical. Y aunque sabía la dificultad y el trabajo duro que conllevaba, decidimos embarcarnos en el proyecto con toda la ilusión –añade–. Debíamos empezar la formación lo antes posible si queríamos llegar a tener preparados a los protagonistas. La danza clásica –que es la que predomina en este espectáculo– requiere de un control muy riguroso del cuerpo. Muchas horas de esfuerzo y dedicación”.


–¿En qué ha consistido la formación de los niños de ‘Billy Elliot’ en vuestra escuela?

–Desde abril de 2016, Scaena está colaborando en la formación de los niños, con una preparación artística completa que va desde danza clásica, claqué (taps, en inglés), interpretación, canto, hasta acrobacia. La idea es poder ofrecer esta misma formación para alumnos exteriores. Queremos dar la oportunidad a todos los niños y niñas que tengan las mismas inquietudes artísticas que nuestros ‘billys’. Empezaremos con este programa de formación a partir del 4 de noviembre, todos los sábados, por la mañana hasta finales de abril. Está teniendo muy buena acogida. Los niños se entusiasman, cuando les contamos las actividades que van a tener y los padres nos dicen que les gustaría volver a ser niños para hacerlas. Los padres debemos apoyar las decisiones de nuestros hijos, siempre que esté dentro de nuestras posibilidades, claro está... Todo lo que aprendan de pequeños luego se les queda para siempre; lo bueno de estudiar artes escénicas es que desarrollan la seguridad y la confianza para enfrentarse a sus vidas.

–¿Es la primera vez que ponéis en marcha una iniciativa similar?

–Nuestra escuela Scaena es un centro de artes escénicas donde impartimos toda clase de formacion, desde las más académicas, como el ballet, hasta las más modernas, como el contemporáneo o danzas urbanas. Y, a partir de ahora, abriremos los fines de semana. Creemos que es una buena propuesta para padres e hijos, ya que la formación solo implica la mañana del sábado y así, tienen la tarde para estar en familia.

–¿Qué les parece a los niños..? ¿Ha habido mucha aceptación..?

–Los niños que ya tenemos apuntados tienen unas ganas locas de empezar. Cuando vean el musical, van a querer formarse en todas las disciplinas.

–¿Qué es lo que buscan los alumnos de vuestra escuela: fama y éxito futuros o unabuena formación?

–Sobre todo, una buena formación, porque gracias a esta base podrán obtener éxito y continuidad en sus carreras artísticas.

–¿Por qué cree que la danza sigue siendo la hermana pequeña del mundo del espectáculo en España?

–Pienso que el bailarín trabaja mucho para buscar la excelencia y no le queda mucho tiempo ni energía para reivindicar su lugar.

–¿Las instituciones públicas españolas deberían apoyar la danza o debería seguir ésta caminos de empresa puramente privada?

–Ambas son necesarias. Nosotros seguiremos luchando desde el sector privado.

–¿En su opinión, sería correcto afirmar que la danza española se valora más en el extranjero que en nuestro país?

–Se valora más fuera que dentro de España. No hay país en el mundo que no conozca el flamenco, porque tiene su propio sello de identidad. Podríamos decir que es nuestra mejor carta de presentación. Cuando llegan a España los extranjeros, una de las cosas que vienen a ver es nuestra danza. Así que debemos apoyarla y cuidarla para que perdure en el tiempo.

–¿Los jóvenes españoles valoran la danza?

–La valoran, pero aún la valorarían más si la conocieran. Creo que las escuelas deberían acercar las artes a todos los alumnos para que puedan apreciar desde dentro cómo se desbloquean emociones y se fomenta la creatividad. La danza, el teatro y la música deberían ser una opción más para nuestros jóvenes. Aparte de aportarles una serie de beneficios les puede abrir la puerta a otras opciones laborales.

Mi experiencia con los “Billys”

“La formación en ballet siempre ha estado supervisada tanto por mí como por mi madre, Carmen Roche. Años de experiencia al servicio del proyecto han permitido que los niños recibieran las correcciones precisas para seguir creciendo y poder enfrentarse a un reto tan difícil como este.

Hemos tenido en cuenta, además, el factor psicológico: son niños y como tales no se les puede exigir como a un adulto. Tenemos que buscar la forma de motivarles para que la evolución siga su curso. Es muy emocionante trabajar con ellos: tienen una inteligencia fuera de lo común, asimilan las correcciones a la perfección y tienen un afán de superación que les convertirá el día de mañana en grandes artistas. Estoy convencido de que el público va a disfrutar muchísimo con ellos.

Es increíble lo importante que es la motivación y la ilusión del equipo, los niños y los padres para conseguir en un tiempo récord los resultados que hemos logrado. Seguiremos trabajando para conseguir la perfección: el espectáculo lo merece”.

El bailarín español Víctor Ullate Roche ha sido el responsable de la formación de los niños bailarines del musical ‘Billy Elliot’
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Gacetas Locales

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.