www.gacetaslocales.com

El novelista y ensayista falleció el pasado lunes a los 91 años

Mauricio Valiente propondrá en el próximo Pleno recordar a Sánchez Ferlosio

Rafael Sánchez Ferlosio.
Ampliar
Rafael Sánchez Ferlosio. (Foto: Europa Press)
lunes 08 de abril de 2019, 13:00h

El concejal presidente de Chamartín, Mauricio Valiente, propondrá en el próximo Pleno del distrito conmemorar a uno de sus vecinos más ilustres: Rafael Sánchez Ferlosio. Los homenajes consistirían en el cambio de nombre a la plaza del Sagrado Corazón de Jesús y en la instalación de una placa conmemorativa en la fecha del edificio donde vivió.

El premio Cervantes y premio Nacional de las Letras Españolas, Rafael Sánchez Ferlosio, fue un querido vecino de Chamartín. Residió y desarrolló gran parte de su obra en el distrito, concretamente en la calle Pechuán, 16.

Por ello, el concejal presidente del distrito, Mauricio Valiente, propondrá en el próximo Pleno municipal de este martes que se le homenajee renombrando la plaza del Sagrado Corazón de Jesús e instalando que la fachada del edificio donde vivió una placa.

La vida y obra de uno de los maestros de las letras españolas

Su primera obra


Se dio a conocer en 1951 con el relato Industrias y andanzas de Alfanhuí, obra en la que la ficción bibliográfica se mezcla con una serie de recursos fantásticos con el fin de desacreditar la realidad.

El escritor se centró principalmente en dos géneros: la novela y el ensayo. En sus inicios estuvo adscrito al realismo social de la posguerra, tiempo en el que creó su obra más emblemática que recibió el premio Nadal en 1955 y el premio de la Crítica en 1957: El Jarama. Vivió años en Roma, donde su padre trabaja como corresponsal y cronista del diario ABC; en sus años universitarios se relacionó con un grupo de jóvenes escritores entre los que se encontraban Ignacio Aldecoa, Jesús Fernández Santos y Carmen Martín Gaite, con quien se casó en 1954.

Años más tarde, en 1974, publicó Las Semanas del jardín, una reflexión crítica hacia las técnicas y los recursos narrativos. Una década más tarde, en 1986, retomó el género novelístico con El Testimonio de Yarfoz, una historia intimista que apela a la épica y le alzó hasta la final del premio Nacional de Literatura.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Gacetas Locales

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.