Edición 7
24 de enero de 2020, 1:19:57
Salamanca-Retiro


Salamanca, Chamartín y Barajas estrenan el cubo marrón

Por Víctor M. Feliú

El círculo se va cerrando. Los distritos de Salamanca, Chamartín y Barajas estrenaron el pasado 1 de diciembre sus cubos marrones, con lo que la recogida selectiva de residuos orgánicos está implantada prácticamente en toda la ciudad de Madrid. En Centro se instalarán los contenedores de tapa marrón en 2020.


Campaña informativa


En la actualidad se lleva a cabo una campaña informativa en los distritos que estrenaron el cubo marrón en noviembre, con el objetivo de sensibilizar sobre la correcta separación de los residuos y su beneficio en el medioambiente y el fomento de la transición hacia la economía circular.

Tras su estreno el 1 de noviembre en varios distritos, Carabanchel, Usera, Retiro, Moratalaz y Fuencarral-El Pardo, donde actualmente se está realizando una campaña de información sobre la recogida de los residuos orgánicos, los contenedores de tapa marrón llegan, desde el pasado domingo, a otros tres distritos más: Salamanca, Chamartín y Barajas.

En lo que va de año, desde enero a octubre de 2019, se han recogido 88.144 toneladas de residuos orgánicos en los doce distritos donde estaba implantada. Esta cifra aumentará con la incorporación de los nuevos distritos, lo que supone un total de 688.000 hogares. El pasado mes de octubre se depositaron 328 toneladas diarias en los contenedores marrones. Desde el inicio de la campaña, en noviembre de 2017, se han retirado en origen 119.881 toneladas de basura orgánica.

A este incremento de la recogida selectiva se añade la adquisición de 36 nuevos camiones recolectores compactadores impulsados por gas natural comprimido (GNC).

¿Qué hay que tirar al cubo marrón?

Los restos de materia orgánica para domicilios y establecimientos de hostelería están formados por desperdicios de fruta, verdura, cocinados de carne, pescado y marisco, frutos secos, infusiones, posos de café, cáscaras de huevo y otros restos de comida, serrín, papel de cocina y servilletas usadas, papel y cartón sucios de aceite o alimentos, así como plantas, hojarasca o flores.

Los restos orgánicos deberán separarse del resto no reciclable (tapa naranja) y depositarse en los contenedores grises con tapa marrón que el Ayuntamiento instalará en la vía pública y en los cubos del mismo color que distribuirá a las comunidades de vecinos. En ambos casos, la recogida se realizará todos los días de la semana, incluso festivos, mediante camiones recolectores y compactadores con categoría ambiental ECO, sin mezclar con otra fracción de residuo.

Otro tipo de residuos no reciclables como los pañales, toallitas húmedas, colillas, pelo, excrementos de animales, arena de gato, chicles o polvo de barrer se tirará a los contenedores y cubos de resto, los grises de tapa naranja.

¿Por qué reciclar los restos orgánicos?

El biorresiduo se aprovecha como material fertilizante y como generador de energía (biogás). Con su recuperación por separado se evita la emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero y de malos olores, se reduce la cantidad de residuos que llegan al vertedero, aumentando su vida útil y se mejora la recogida selectiva del resto de los residuos reciclables.

Gacetas Locales.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.gacetaslocales.com