Edición 7
13 de diciembre de 2019, 17:34:18
Madrid

Informe de la Fravm


Radiografía de los locales de apuestas

Por Carmen Delgado

Madrid tiene 400 locales de juego y apuestas, concentrados en los distritos del sur y en barrios del Centro y Tetuán. Zonas comerciales, con gran afluencia de publico y gran densidad de población, pero con otra característica común: son barrios donde la renta está por debajo de la media de Madrid, hay tasas altas de desempleo y mayor proporción de población extranjera. Además, hay 61 locales a menos de 100 metros de centros escolares, pero la mitad no se alejan más de 500 metros.


Madrid tiene 400 locales de juego y apuestas, concentrados en barrios del sur, además de Centro o Tetuán, mientras los distritos periféricos o los más ricos se salvan. En Retiro, por ejemplo, sólo hay cuatro negocios de apuestas, seis en Moncloa y Hortaleza, frente a los 48 que se cuentan en Carabanchel, el más castigado.

Esa es la radiografía del juego que ha obtenido la Fravm en un estudio que acaba de presentar, en el que ha contado con la ayuda de las asociaciones vecinales de cada barrio para el trabajo de campo, y que les lleva a presentar una batería de propuestas para regular, de manera “más adecuada y restrictiva”, el fenómeno de las casas de apuestas. Al frente del mismo se ha puesto Vicente Pérez Quintana, sociólogo miembro de la federación regional, y además se ha creado una web para consultar los mapas, stopcasasdeapuestas.com


El crecimiento exponencial de los locales de apuestas es especialmente preocupante en Madrid. Basta mencionar que en Barcelona, donde se acaba de aprobar una moratoria para abrir nuevos locales, hay 53, frente a los 400 de Madrid. Sólo en la calle de Bravo Murillo, en Tetuán, se contabilizan 17 (35 en todo el distrito), pero en Carabanchel se localizan 48 establecimientos, 44 en Puente de Vallecas, 31 en Centro, 32 en Usera, y 27 en Latina y Ciudad Lineal. Calles como Alcalá concentran hasta 15 casas de juego, cifras similares a Marcelo Usera, General Ricardos o Avenida de la Albufera.



Pérez Quintana lanza una hipótesis: “las casas de juego son negocios en el sentido más estricto del término. Como tales, la estrategia de localización deberá responder a dos fuerzas: por una parte, el acercamiento a la demanda actual y potencial y, por otra parte, la reducción de los costes de implantación. En la medida en que ambas se contradigan, se formarán soluciones de compromiso, intermedias”.



Cercanía a los colegios


Otro dato preocupante que se constata en el estudio es que muchos de estos locales están muy cerca de los colegios: según la Federación Española de Jugadores de Azar Reconocidos, que también presentaba sus datos coincidiendo con el Día Mundial Sin Juegos de Azar, la edad de inicio en la ludopatía está en los 14 años, y aunque no hay datos públicos de menores ludópatas, lo cierto es que la edad ha bajado desde una media de 40-45 años hace 10 años hasta una horquilla de 26 a 30, que suponen ya el 40%.

El mapeo de la Fravm arroja que 61 locales de apuestas están a menos de 100 metros de distancia de centros escolares, pero Pérez Quintana ha enfatizado el caso de los centros de secundaria. "Casi la totalidad de los establecimiento está a menos de 500 metros, es decir, operan en un entorno próximo", ha asegurado.

Este aspecto lleva a la Fravm a denunciar que el decreto de la Comunidad de Madrid que regula el Reglamento de Juego, y que fijaba esa distancia de 100 metros como límite para implantar este tipo de negocios, es “muy tímido”, y además “casi la totalidad de los establecimientos está a menos de 500 metros”, bastante más de la mitad de los salones están a menos de 250 metros, “esto es, a menos de tres minutos” de un instituto. La norma establecía además un plazo de 10 años para adecuar las distancias.

Medidas preventivas


En vista de las cifras, Quique Villalobos, presidente de la Fravm, ha desgranado las medidas que desde el movimiento vecinal se proponen al Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid para minimizar los riesgos.


Para empezar, al gobierno regional se le propone crear Zonas de Especial Protección de la Población Vulnerable, para alejar el juego y la ludopatía de personas con escasos recursos y ingresos bajos, que son la diana de esta adicción.

Además, se propone incrementar las inspecciones, aumentar la distancia de 100 metros con los centros escolares y reducir el plazo de 10 años de adaptación a esta norma, actualizar la legislación sobre juego online y prohibir la publicidad de apuestas deportivas en los equipos madrileños y en el transporte público, entre otras cosas.

En cuanto a las competencias municipales, se pide impulsar la creación de estas Zonas de Especial Protección, aprobar planes de inspección, crear espacios específicos de ocio alternativo para jóvenes y hacer campañas de prevención y sensibilización.

Gacetas Locales.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.gacetaslocales.com