Edición 7
24 de mayo de 2019, 2:59:17
Opinión

EDITORIAL


Aprender otra forma de moverse


Zona de Bajas Emisiones. Vehículo de Movilidad Personal. Ciclocarril o carril bici. Etiqueta ecológica. Si hace una década la crisis económica obligó a renovar el vocabulario y aprender qué era la prima de riesgo, en esta década se incorporan al lenguaje términos que definen un nuevo paradigma de la movilidad, relacionada fundamentalmente con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, asunto que ocupa hoy día a toda la comunidad internacional.


Hay que repensar cómo desplazarse. Los madrileños aprenden a marchas forzadas este lenguaje que construye realidades y se traduce en la vida cotidiana de los ciudadanos, desde las restricciones al tráfico de Madrid Central o las zonas peatonales al creciente uso de bicicletas, patinetes, vehículos de carsharing.

Tras décadas de políticas universales dirigidas a favorecer el uso del coche –vías cada vez con mayor capacidad, túneles, pasos elevados, espacio creciente para aparcar–, se entra en un cambio de tendencia en el que parece que hay consenso creciente, aunque también resistencias, y por supuesto nuevos nichos de oportunidad.

Como toda etapa de cambio, no está exenta de resistencias, desajustes, vacíos legales, errores que corregir sobre la marcha: hubo que retirar los patinetes eléctricos porque iban a morir de puro éxito, y los peatones de rebote. Ahora vuelven, pero con límites claros y responsabilidades compartidas. Una opción más para elegir.

Gacetas Locales.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.gacetaslocales.com