Edición 7
29 de febrero de 2020, 1:28:58
Ocio

Tras el éxito internacional de su primer cortometraje, el polifacético actor regresa a las pantallas con el film ‘Jefe’


Carlo D’Ursi: “Tabib habla de valentía, de perseverancia y de entrega desinteresada”

Por Paz Romanillos

Si su apellido, D’Ursi, no le delatase, diríamos que es uno de los hijos de la cultura cinematográfica contemporánea española. Y es que Carlo D’Ursi, actor, productor de cine y director, fue elegido en representación de España como ‘Producer on the Move 2017’ en el Festival de Cannes.


Italiano de nacimiento y español de adopción, Carlo lleva 17 años afincado en España, donde, además de echar raíces, ha cosechado numerosos premios en todos sus trabajos cinematográficos.

El pasado 6 de julio estrenó, junto con Luis Callejo y Juana Costa, la película Jefe, en la que protagoniza a Gómez, “un pelota de manual, pero tras la fachada de lameculos inofensivo oculta en realidad un embustero rencoroso, un maestro de la impostura y el artificio de lo que César, Luis Callejo, no se percata”.

Pendiente de estrenar ¡Oh Mami Blue!, con Carmen Maura, y Sabuesos, la nueva apuesta familiar de TVE, Carlo se siente orgulloso de su vida polifacética y de hacer del cine su medio y modo de vida.

Aunque tímido a la hora de hablar de sus logros, Carlo lleva más de 200 premios a nivel nacional e internacional a sus espaldas. Su última alegría, el cortometraje Tabib (2017), escrito y dirigido por él mismo. Corto que fue embajador de la campaña Health Care in Danger de Cruz Roja, acaba de ganar el premio Nastri D’argento, premios de la crítica italiana, ganó el premio del jurado en la 14ª edición del festival italiano Corto Dorico, el premio del Jurado en el Festival de Cine de Zaragoza y el premio ZINEBI en el Festival de Cine de Bilbao y fue uno de los trabajos finalistas en su categoría en los premios José María Forqué,

Premio al mejor Cortometraje en el FECICAM, Premio al mejor Cortometraje en el ShortyWeek Film Festival de Cadiz, entre muchos otros.

Tabib (doctor, en árabe), nos muestra la historia del último pediatra de Alepo: Mohamed Wassim. La historia narra sus últimas horas en el hospital Al Quds, durante el bombardeo de la ciudad siria de Alepo. Mientras el caos de los pasillos y la desesperación de médicos y pacientes se imponen, Mohamed no huye y entra en el quirófano en el que sólo queda un niño herido de 9 años y dos enfermeras. Con la vida del niño en juego, Mohamed decide operar e intentar salvarle, a pesar de poner su vida en peligro.

“Tabib habla de valentía, de perseverancia y de entrega desinteresada. Habla de un médico, el doctor Wassim, que, como otros millones de trabajadores humanitarios, dedica su vida a los demás y encarna la esencia de la vocación médica, de curar y aliviar el sufrimiento humano. No es fácil elegir un fragmento de la vida de una persona como nuestro ‘héroe’ para hacer un cortometraje. Cada uno de estos particulares héroes merecería ser protagonista en un largometraje, pero con Tabib he querido lanzar un mensaje sobre el respeto que le debemos a todos ellos”. Un cortometraje que intenta sensibilizar al público sobre el tema de los ataques contra el personal sanitario en zonas de conflicto.

Tras formar parte del equipo de El Deseo (Pedro Almodóvar) y de Alta Producción (Alta Films), Carlo D’Ursi crea, en 2004, su propia empresa productora española Potenza Producciones, y su delegación italiana, Carlo D’Ursi Produzioni, cuyas películas han ganado más de 200 premios a nivel nacional e internacional. Destacan entre ellas Diamantes negros, Biznaga de Plata Festival de Málaga; La memoria del agua, Festival de Venecia, y La punta del iceberg, Festival de Málaga (como productor asociado). También es ocio fundador de MicroTeatro Por Dinero y www.veobeo.com, distribuidora cinematográfica especializada en crowdticketing.

Como actor le hemos visto en La punta del iceberg, en Allí Abajo y La Peste, entre otras. Ahora, tras estar en el Festival de Málaga con Jefe, nos dedica esta entrevista para conocerle un poco más.

–Acabas de estrenar ‘Jefe’, junto Luis Callejo y Juana Costa. Háblanos un poco sobre la película y tu papel en ella.

–César, Luis Callejo, es el jefe de una exitosa empresa valorada en muchos millones de euros. Uno de esos jefes que creen estar por encima del bien y del mal, probablemente a punto de ser denunciado por acoso laboral y con algún que otro vicio… Un ‘capullo’ de toda la vida. Solo que éste, está a punto de recibir la hostia de su vida y encima, un lunes. De la noche a la mañana su mujer le echa de casa, sus socios le traicionan, sus acciones se desploman y Hacienda encuentra un agujero en las cuentas de la compañía. Y sólo tendrá una semana para solucionarlo.

Atrincherado en su despacho trabaja de sol a sol para recuperar su empresa, y su vida. Pero no lo hará solo, César encontrará en Ariana, Juana Costa, la limpiadora del turno de noche, una aliada inesperada que afortunadamente se entrometerá, sin quererlo, en su vida. Respecto a mi personaje es Gómez, subordinado fiel de César. Mi personaje lleva años trabajando a sus órdenes. Ríe sus bromas, acepta sus broncas con humildad y aplaude todas sus decisiones. Es un pelota de manual. Pero, tras la fachada de lameculos inofensivo, oculta, en realidad, un embustero rencoroso, un maestro de la impostura y el artificio del que César no se percata.

–También estás como productor en ella. ¿Qué es lo que te movió a embarcarte en este proyecto?

–Leo todos las semanas muchos guiones y rara vez como en este caso he sentido un escalofrío tan visceral como con Jefe, algo por encima de los números, aquella vibración que estaba deseando encontrar hace tiempo. Es una comedia protagonizada por un antihéroe que, de tanto hacerlo mal, aprende mucho de la vida. Porque muchas veces las mejores bofetadas son las que no se ven venir, pero son de las que más se aprende.

–¿Por qué optar por una carrera como la de la interpretación? ¿Cómo empieza todo?

–Todo empieza con 11 años. Mi madre me ha criado prácticamente sola, y creo que mi locuacidad y extroversión pudo con ella, hasta el punto que decidió llevarme “a la tele”. Y, desde entonces, no he parado.

–Productor, director, actor… ¿Si tuvieras que elegir?

–Tras unos años de profesión creo que he encontrado mi vocación: soy un constructor. Materializo un proyecto como productor para convertirlo en película; materializo un texto para darle vida como actor y, lo de director, es que acabo de perder la virginidad, ¡y cómo la he perdido!

–¿Cuál de los tres dirías que da más satisfacciones y por qué?

–Disfruto inmensamente haciendo realidad las ideas, convirtiendo en algo tangible lo inmaterial, y en cada una de mis facetas voy aprendiendo a interpretar bien ‘mi papel’.

–¿Cuál fue tu primer proyecto como productor y por qué te embarcaste en él?

El último vuelo del flamenco fue mi primer proyecto como productor, y también como actor protagonista. Una película de realismo mágico, rodada en Mozambique, donde tuve que vivir durante muchos meses. Una coproducción internacional entre siete países, que terminó estrenándose en el Festival de Cannes.

–¿Los premios son tan importantes como dicen? ¿Cuál es el mayor premio que te podrían dar?

–Un gran amigo y mentor siempre me decía: “Los premios no se ponen en la mesa para comer, son la engañifa del ego”. Los premios tienen la importancia que cada uno le quiere dar, y hay que tener mucho cuidado, porque crean apego. Intento que mi mayor premio sea contarle un éxito a mi madre o mi pareja, ver sus ojos de alegría y satisfacción.

–Proyectos futuros y confesables.

–Próximamente rodaré como actor y como productor el largometraje Los fusileros, una película histórica que relata un momento muy universal de Chile, la lucha de la resistencia contra la dictadura de Pinochet. Este verano estaré de nuevo en la gran pantalla con ¡Oh Mami Blue!, junto con Carmen Maura y en TVE, pendiente de estreno de Sabuesos, la nueva apuesta familiar de la cadena. El resto son tremendamente inconfesables.

10 preguntas, en breve

–Un director

–Claude Chabrol, Ozon, Almodovar, Tornatore...

–Un papel para interpretar.

–Ricardo III y Torrente.

–Una película

La mujer fantástica, Ahora me ves, Titanic, Ida, Call me by your name, Perfectos desconocidos (versión italiana seguida y española), veo una media de 5 películas a la semana… Mi respuesta podría ser distinta cada lunes.

–Mis primer proyecto como productor se lo debo a…

–Un productor portugués que me dio la primera opción de entrar en un proyecto internacional.

–Y mis primeros nervios en la profesión…

–A Pedro Almodóvar. Empecé mi recorrido profesional en la producción en El Deseo. Cuando me presentaron a Pedro, me reuní con él para hablar de la publicación italiana del libro Fuego en las entrañas. Me estaba dictando algo, pero me quedé embobado mirándole hasta que Pedro me despertó de la ensoñación.

–La mayor satisfacción que me ha dado ‘Tabib’

–‘Tabib’ se proyectó en septiembre en la Sede de Naciones Unidas de la mano del Ministerio de Asuntos Exteriores, durante el turno de palabra de España, que ha promovido la resolución 2286 en contra de los ataques a médicos y personal sanitario en conflicto. Gracias a ello, el comité internacional Cruz Roja decidió hacer de ‘Tabib’ el estandarte de su campaña #healthcareindanger. Todo ello contribuyó sin duda a conseguir la nominación a los Premios Forqué, que ha sido la guinda.

–Qué cualidad resaltarías de ti en los diversos aspectos como actor, director y productor.

–Creo que mi mejor cualidad en todos los aspectos es saber donde estoy, cuáles son mis deberes y cuál es el papel dentro del ecosistema que representa un set cinematográfico (o televisivo).

–¿Producción nacional o internacional?

–Europea.

–¿Cómo se seduce a Carlo D’Ursi, por la vía del director, del productor o del actor?

–Se le seduce por el actor, se le fascina por el director y se le convence por el productor.

–Fuera de escena, ¿doctor Jekyll o Mister Hyde?

–En escena, suelo ser Jekyll, siempre he sido villano y estoy en paz con ello. En casa soy un calzonazos, no mando ni el microondas.

Gacetas Locales.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.gacetaslocales.com