Entrevista con Juan Escrivá, portavoz de Ciudadanos Hortaleza

Juan Escrivá, en la Gran Vía de Hortaleza.

Ciudadanos encara con optimismo el próximo proceso electoral en Madrid. Si su balance sobre la legislatura de Ahora Madrid en Hortaleza tiene más debe que haber, el portavoz naranja en la Junta, Juan Escrivá, afronta el futuro con una estrategia de “consenso” con la idea clara de que el bipartidismo se ha acabado, y toca pactar y buscar acuerdos “de permanencia” para que si cambia el gobierno, haya “principios básicos que permitan una gestión estable”.

En resumidas cuentas, dice Escrivá, abogado de profesión, “han sido cuatro años perdidos” aunque no se pueden “hacer valoraciones de todo negro o todo blanco”. Habiendo muchos proyectos que eran demandas ciudadanas aceptadas por todos los partidos, dice Escrivá, se han quedado sin hacer, y cita el ejemplo de la biblioteca de Hortaleza, “probablemente la inversión más importante en la que se han perdido cuatro años”.

Este vocal vecino califica de “trilerismo político” otras situaciones, como los cambios en proyectos como las instalaciones deportivas de Oña-Sanchinarro: “Eran dos inversiones, las juntaron y dijeron que aumentaban, pero al final, tres años después, han hecho solo el campo de fútbol de césped”. Porque más allá del resultado de poner al día todos los colegios públicos del distrito, otro punto positivo con peros, “discrepamos que se hayan hecho con Inversiones Financieramente Sostenibles, deberían hacerse con presupuesto ordinario de la Junta”.

Impuestos. Dice Juan Escrivá que el mayor mérito de Ahora Madrid es “hacer de la necesidad, virtud”. Se refiere a que su “incapacidad para gestionar” ha obligado a amortizar la deuda municipal, “y al final nos van a dejar una ciudad saneada, y si podemos amortizar el resto a medio plazo, igual podemos reducir un poco la carga impositiva sin poner en riesgo las inversiones necesarias”. La reducción de impuestos como el IBI –que reclama se revise en barrios como Pinar del Rey, Canillas o Manoteras… calcula, puede tener un “efecto de reinversión los ciudadanos pueden dedicar su dinero a servicios de primera necesidad u ocio, compras, restauración”.

En el haber La Casa de la Mujer, Espacio de Igualdad Carme Chacón, sería otra de las pocas cosas en el haber. “Es posiblemente la única inversión de relevancia en el distrito, pero no es una obra nueva, es reacondicionamiento de un edificio”, matiza, y afirma que “desde 2008 ya había acuerdos en el distrito y estaba en marcha”. Además, hay que llenarlo de contenido “y no sólo con espacios para igualdad de género, también de raza, sexualidad, ideológica”. Aprovecha Escrivá el punto positivo de las dos nuevas escuelas infantiles de Valdebebas y Sanchinarro de inminente apertura –aunque “con retraso”–, para recordar que serán gratis “gracias a que Ciudadanos ha conseguido que el PP acepte que sean gratuitas en la Comunidad de Madrid”.

En el debe, cosas básicas que “incluso los votantes de Ahora Madrid no entienden”. La limpieza, mantenimiento de las calles, contaminación, “es lo que más indigna”, dice el vocal, que considera que el equipo de gobierno se ha perdido “en cosas grandilocuentes, que no responden a las necesidades reales de los vecinos”, como la Plaza Cívica de Mar de Cristal, donde “pretendían enterrar 13 millones de euros”, y que tampoco se puede hacer. Por lo demás, reconoce Juan Escrivá que “en el distrito se hace relativamente bien, pero donde realmente se produce un colapso de las obras es en las áreas de gobierno”, que han dejado de ejecutar numerosos proyectos. “Se aprueba todo en la Junta, pero luego no se ejecuta”, resume.

En mayo

No quiere ejercer de “augur” Juan Escrivá de cara a los próximos resultados electorales de mayo, pero no puede dejar de señalar que “la sensación que tengo en la calle es buena”. Aunque hace cuatro años “teníamos que explicar que éramos el partido de Albert Rivera, gracias al trabajo de Begoña Villacís hay mucho más liderazgo, se conocen mucho mejor las siglas y nuestro programa”. De aquí a mayo, la estrategia es clara: “competimos con Ahora Madrid porque no compartimos su populismo, por eso nuestra campaña estará centrada en combatirlo con datos, podemos demostrar lo mal que lo han hecho con cifras”, avanza el portavoz naranja en la Junta de Hortaleza, que lleva toda la legislatura con sonados rifirrafes en los plenos a cuenta de las estadísticas y los porcentajes de ejecución, nunca enfocados desde el mismo punto de vista por ambas formaciones.

“No sé si el mensaje llega con la profundidad y el tono adecuado –duda Escrivá–, porque a mi me revientan los mensajes populistas: no es decir Carmena está gestionando mal, sino está gestionando mal por esto. Tenemos que hacer pedagogía, no demagogia”. Encara la campaña consciente de que “se acabaron las mayorías absolutas”, y que el próximo ayuntamiento tendrá de nuevo una “aritmética variable”, por lo que sus proyectos deberán atraer “el apoyo del PP, del PSOE o incluso de Vox o de Podemos, porque aunque no estemos de acuerdo con los populistas, para la transformación de la ciudad hay que buscar el mayor consenso”.

Política municipal “objetiva” Ciudadanos está centrado en la elaboración del programa electoral, manteniendo en los últimos meses reuniones con entidades vecinales y sectoriales: “Estamos apuntando cuestiones pedestres como la limpieza, la movilidad... también hay que reducir impuestos como el IBI”. Una “política municipal objetiva en que todos podamos estar de acuerdo”.

Sin embargo, en la legislatura que ahora acaba, reconoce que no ha conseguido mucho apoyo del resto de formaciones. “Yo al principio proponía trabajar en conjunto en algunos temas, y era como el matojo del Oeste, nadie contestaba”. El vocal naranja achaca a “discrepancias por mala fe, animadversión, falta de información o tácticas políticas, no sé” algunos desacuerdos registrados en los plenos, no sólo con Ahora Madrid o el PSOE, también con el PP, que han votado en contra de sus propuestas. “Si somos capaces de unirnos yo creo que los vecinos lo van a ver de forma positiva, mejor que lleguemos a acuerdos que tener desavenencias”, resume.

Carmen Delgado