El centro hospitalario mueve a diario a miles de trabajadores, pacientes y familiares. El Hospital Nuestra Señora del Rosario, con entradas por el número 53 de Príncipe de Vergara y el 80 de Castelló, es otro de los focos de actividad en esta calle, pues el centro es visitado a diario por miles de trabajadores, pacientes y familiares, lo que se palpa en este tramo de la calle.

El centro es un Hospital Católico, gestionado por la Congregación de HH. de la Caridad de Santa Ana fundada en 1804 por la Beata María Rafols y el Padre Juan Bonal en el Hospital Real y General de Nuestra Señora de Gracia de Zaragoza.

Desde sus inicios, Nuestra Señora del Rosario fue un hospital al servicio de la salud de los madrileños, sin otra vocación que curar y cuidar.

En permanente renovación, el Hospital ha ido evolucionando hasta convertirse en lo que es hoy: un hospital quirúrgico general que destaca principalmente por sus especialidades del ámbito de las Neurociencias (Neurología, Neurocirugía, Terapéutica Endovascular y Neuro- diagnóstico por Imagen), Obstetricia y Ginecología, Maternidad, Cirugía Craneomaxilofacial , Cirugía Ortopédica y Traumatología y Urología, así como por su equipamiento tecnológico de última generación y una atención integral al Paciente, atendiendo no sólo sus patologías, sino su necesidad de compañía, cercanía y comprensión.

Historia

Fue hace 125 años cuando la Madre Candelaria Marmuyed acompañada de otras Hermanas de la Congregación emprende camino a Madrid para junto con D. Francisco Méndez, capellán del Rey Alfonso XII y perteneciente a la Orden de Caballeros Hospitalarios, atender en consultas gratuitas a personas de escasos recursos.

Con el tiempo las hermanas amplían su actividad comprando una casa, en un descampado en las afueras de Madrid, en la actual Calle Castelló, donde se dedican al cuidado y atención de convalecientes que salen del hospital y no tienen quien les atienda ni donde acogerse.

El 22 de marzo de 1889 con la Reina María Cristina inauguraba el hospital.