www.gacetaslocales.com

Los amigos tóxicos pueden llegar a ser una mala influencia en el comportamiento de nuestros hijos

Los padres deben ser muy claros con la información que dan a sus hijos, puesto que, lo mismo que ocurre con los amigos tóxicos de los adultos, ocurre con los de los más jóvenes.
Los padres deben ser muy claros con la información que dan a sus hijos, puesto que, lo mismo que ocurre con los amigos tóxicos de los adultos, ocurre con los de los más jóvenes.

Los amigos tóxicos y las consecuencias en la familia

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Algunas personas no quieren entender que su mal comportamiento familiar, social o profesional contamina a las personas que están a su alrededor. No quieren darse cuenta de que sus acciones perjudican a todos los que están a su alrededor, pues la sociedad va a creer que todos están en el mismo rebaño y no va a separar ‘las churras de las merinas’.

Los amigos tóxicos pretenden estar muy cerca de otros amigos no tóxicos, que no estén involucrados en sus fechorías y que tengan buena reputación, para que con su presencia se difumine cualquier duda sobre sus actividades delictivas, y así, aparentar un estatus de honorabilidad, ganado con la presencia de otras personas honradas.

Es difícil aislar a estas personas para evitar que persuadan a otros amigos comunes de lo que andan maquinando con sus malos comportamientos. Si se alerta a los amigos comunes, los hechos probados, que se han descubierto de los amigos tóxicos, para que frente a ellos estén en guardia, se corre el riesgo de pasar esa fina raya que existe, entre mantener el secreto, la indiscreción, la lealtad y la ayuda al prójimo.

Hay que estar muy pendientes de los signos externos de algunos amigos cercanos, sobre todo, cuando empiezan a mostrar las banderas rojas de su mal comportamiento.

A partir del momento en que se conoce la vida irregular de uno de los amigos tóxicos, cada vez es mas difícil la comunicación entre ambos, pues al verse descubierto, las visitas y conversaciones empiezan a producir a ambos molestias e inclusive estrés. Seguramente, si ve que no puede conseguir sus objetivos económicos o que ya no le queda nada por ocultar, preferirá cambiar de amigos, otros que no conozcan su doble vida.
La toxicidad de las acciones o comportamientos de los amigos, pueden contaminar tanto a los adultos, como a los jóvenes y a los niños.

Todos están expuestos a sus consecuencias. Por ello es muy recomendable estar alerta ante los menores síntomas e, inmediatamente, tomar las correspondientes medidas, para evitar la contaminación o en su caso, para corregir los efectos que hayan podido causar.

Malos amigos

-Dime con quién andas y te diré quién eres. Cuando te ven junto a los amigos tóxicos, creen que compartes o estás de acuerdo con sus malas actuaciones, por lo que seguramente te desclasificaran. La reputación propia ya es bastante difícil de mantener. Si se está cercano a personas, que tienen un mal comportamiento familiar, profesional o social, la propia reputación se verá rota o disminuida.

-Evitar que sus malas actuaciones salpiquen gravemente, de forma activa o pasiva, a personas ajenas, hasta llegar a ensuciar su merecida fama.

-Intentar superar los efectos nocivos de estas amistades tóxicas, que producen al realizar acciones comprometidas, investigándolos, manteniendo el equilibrio emocional frente a ellos y si es necesario alejándose, intentando no dar explicaciones, ni hacer daño a nadie.

-Evitar que ellos, al intentar justificar sus malas actuaciones, lleguen a convencerte y puedan terminar, formando parte de tus actuaciones.

-Evitar que aprovechando la amistad con uno, contaminen a otros, debido al cerrado círculo de amistades o familia.

Los amigos pueden convertiré en tóxicos por su mal comportamiento económico, interno o externo, comportarse mal en su vida privada, comportarse mal con su propia familia y comportarse mal profesional y socialmente. Esa toxicidad siempre repercute en las familias de los amigos.

Amigos tóxicos emocionales son los que, sin que nadie les pregunte, nos atosigan insistentemente con sus explicaciones, para justificar sus malas actuaciones, ante personas que ellos creen, que les están inquiriendo sobre su comportamiento. Dentro de su manipulación, para conseguir auto justificarse, intenta demostrar que tú eres el equivocado y que él tiene la razón.

Si consigue hacértelo creer, obtiene un aliado o por lo menos se quieta un crítico. Después de todas las explicaciones recibidas, nos damos cuenta que nos han dejado sin energía, con el ánimo apagado y drenado emocionalmente, para que aceptemos su forma de vida.

Los padres deben ser muy claros con la información que dan a sus hijos. Lo mismo que ocurre con los amigos tóxicos de los padres, sucede con los amigos tóxicos de los hijos. Por ejemplo, si los padres se enteran los amigos de sus hijos trafican o consumen con drogas, deben advertírselo inmediatamente y si es posible impedírselo.

www.micumbre.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.