www.gacetaslocales.com

Los especialistas te explican cuáles son tus derechos y te ayudan a prevenir incidentes

En verano, defiende tus derechos

En verano, defiende tus derechos
Ampliar

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Meses y semanas, día tras día, desde que has visto aparecer el sol acompañado de la subida de los termómetros, has estado soñando con tus vacaciones de verano. Primero planificándolas y luego esperando y contando los minutos para disfrutar del ansiado tiempo libre. Te lo mereces. Tú y los miles de personas que ya se ven con un pie escalando la montaña o a remojo en la playa. Sin embargo, un simple descuido a la hora de gestionar el transporte y el alojamiento pueden dejarte en casa.

Las causas: los fraudes y timos en alquileres de viviendas de uso vacacional y las legales, pero frustrantes, normativas relacionadas con las compañías aéreas. También, en caso de viajar a ciertos países, podrías verte expuesto a graves situaciones, como robos o utilización de tu equipaje para transporte de drogas.

Frente a fraudes y violación de tus derechos, los especialistas te explican cómo defenderte.

Alquiler de viviendas...
Seguro que has escuchado el caso de alguna familia que ha tenido que pasar su primera noche de vacaciones en el coche con las maletas. Fueron a recoger las llaves de la casa de alquiler y no existía ni la oficina de alquiler, ni la casa. Timos como estos están a la orden del día, y según alertan las asociaciones de usuarios y la Policía Nacional, han aumentado con la gestión vacacional a través de Internet y el alquiler entre particulares y agencias on-line.

Ten en cuenta estas recomendaciones de los expertos:
–Fíjate si estás alquilando al propietario o a un intermediario. Si tienes que reclamar, este dato es clave a la hora de aplicar la normativa. Si es con una agencia o una empresa, el usuario estará protegido por la legislación de consumo, además de la que pueda regir al arrendamiento en sí mismo. Si es con un particular, la relación se basará en la normativa civil del alquiler, aunque, en función de la comunidad autónoma que sea, será de aplicación la normativa turística autonómica.
–Firma un contrato. Cuando decidas que la vivienda te interesa puedes negociar con el propietario o la inmobiliaria el precio y las condiciones. Si llegas a un acuerdo, siempre debes firma un contrato. Ten en cuenta que una reserva online tiene el mismo valor jurídico que un contrato tradicional.
–Conserva una copia de la reserva o señal. Trata de pagar la menor cantidad que te exijan e intenta no pagar el resto hasta la llegada. Si lo haces directamente a través del propietario o la agencia inmobiliaria es importante hacer constar en el contrato el importe de la señal. Si es a través de un portal, utiliza transferencia para dejar rastro por si hubiese algún problema.
–Si te piden fianza para hacer frente a posibles daños que pudieran causar los inquilinos en la vivienda, pide que se detalle claramente el concepto, las condiciones de su aplicación y también que se prevea su devolución. En este caso, lo mejor es que te entreguen un inventario en el que se detallan los muebles y el estado en el que se encuentran y que, por supuesto, lo compruebas antes de firmar el contrato.

Sin llegar a los extremos de inquilinos de apartamentos y ‘chalets fantasmas’, es bastante habitual que la vivienda no cumpla los requisitos prometidos. En este caso, se recomienda ponernos en contacto con la agencia de viajes o el prestador del servicio, que debe proporcionar una solución adecuada e inmediata: cambio de hotel si la categoría es inferior a la contratada, una compensación económica si no ofrecen soluciones o si la calidad de los servicios alternativos ofrecidos es inferior a la contratada.

De no ser resueltas las deficiencias se deberá solicitar la hoja de reclamaciones y de existir perjuicios ocasionados, deberemos guardar los tickets de los gastos con el fin de poder reclamarlo posteriormente.

En el supuesto de que el hotel que hemos contratado esté completo a pesar de tener reserva, tenemos derecho a ser alojado en otro establecimiento de la misma o superior categoría y en las mismas condiciones de reserva efectuada con cargo al hotel infractor. De no realizarlo podremos solicitar la correspondiente reclamación al hotel.

Si el avión nos deja en tierra...
Si no te suena el término overbooking, has tenido mucha suerte. No es algo habitual , pero el viajero que lo sufre se queda sin vuelo, habiéndolo pagado y con unas vacaciones posiblemente frustradas.

El overbooking, según explican los especialistas, es una denegación de embarque, que se produce cuando la aerolínea vende más plazas de las que dispone el avión. Es una práctica comercial legal, que está permitida en la Unión Europea.

Siempre que la compañía aérea no nos hayan informado con al menos dos semanas de antelación o haya una causa de fuerza mayor (catástrofe natural, alerta de seguridad, etc.), está obligada a indemnizarte con entre 250 y 600€, más los gastos de manutención generados, los cuales deberán ser acreditados, por lo que es recomendable guardar todos los tickets y comprobantes respecto a los gastos generados. Para poder reclamar estos gastos y la correspondiente indemnización –que dependerá del número de kilómetros a que se encuentre tu destino–, debe quedar por escrito lo sucedido, incluida la fecha del incidente. Para ello, acude al mostrador de la compañía aérea en el aeropuerto o en su defecto a los stands de AENA o las autoridades para pedir un documento que acredite el overbooking.

Otra desdicha para el veraneante es la cancelación de su vuelo a última hora. Ante esta fatalidad, se recomienda reclamar, en caso de no haber sido avisado al menos con 14 días de antelación e incluso si te han avisado por correo electrónico y has abierto el correo antes de los 14 días del plazo. La indemnización podrá ir desde los 250€ para vuelos entre 0 y 1.500 km de distancia, 400€ entre 1.500 y 3.000 km y 600€ cuando la distancia sea mayor de 3.500 km.

Seguridad y equipajes...
Es fundamental que en el caso de incidencias con el equipaje facturado (destrucción, pérdida, deterioro o retraso), acudas inmediatamente al mostrador de la compañía aérea o su agente handling (empresa de asistencia en tierra a las compañías aéreas) para formular en ese momento la protesta correspondiente, cumplimentando el impreso denominado Parte de Irregularidad de Equipaje (P.I.R.), requisito necesario para hacer constar la incidencia ocurrida y para la tramitación por la compañía aérea.

Tras rellenar el P.I.R se dispone de los siguientes plazos para presentar la reclamación correspondiente:
–Retraso de equipaje, veintiún días a partir de la fecha en que el equipaje haya sido puesto a disposición del pasajero.
–En el caso de entregarnos el equipaje roto o en mal estado se deberá presentar una protesta inmediatamente.
Con el fin de evitar pasar un mal rato en el aeropuerto o incluso ser acusado por tráfico de drogas durante tus vacaciones, es recomendable que tengas en cuenta estas precauciones en relación a tu equipaje:
–Utiliza candados para cerrar tu equipaje.
–Personaliza tu maleta, evitará posible cambiazos que pueden darse en el aeropuerto. A veces pueden aparecer peleas repentinas o cualquier otro distractor que aprovechan los delincuentes para hacer el cambio de maletas, no pierdas el detalle.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Gacetas Locales
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.