www.gacetaslocales.com

Especial Ayala

Retrato de Adelardo López de Ayala, (1880. Museo del Romanticismo).
Retrato de Adelardo López de Ayala, (1880. Museo del Romanticismo).

Hombre de Estado, orador y periodista

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Esta vía debe su nombre a un ilustre representante de la política del siglo XIX. La calle de Ayala, que se extiende desde el paseo de la Castellana hasta su encuentro con la vía de Doctor Esquerdo, debe su nombre al sevillano Adelardo López Ayala y Herrera. Periodista, hombre de letras y apasionado orador, fue una figura política y social destacada de su época. En 1878 fue elegido presidente del Congreso de los Diputados. Miembro de la Academia Española, entre sus obras destacan los dramas históricos –’Los dos Guzmanes’ (1851), ‘Rioja’ (1854) y ‘Un hombre de Estado’ (1851)– y las comedias de carácter moralizantes como ‘El tejado de vidrio’ (1856), ‘El tanto por ciento’ (1861), ‘El nuevo Don Juan’ (1863) y ‘Consuelo’ (1870). Poco antes de fallecer comenzó a construirse una vivienda en la calle de Pajaritos, nombre que se le daba a esta elegante calle a finales del siglo XIX.

Esta calle estrecha aunque elegante y de longitud prolongada debe su nombre al sevillano Adelardo López Ayala, originario del municipio de Guadalcanal (nacido 1 de mayo de 1829) y que murió en Madrid, el 30 de diciembre de 1879.

Como muchos otros hombres de su época, fue Ayala polifacético en sus quehaceres –poeta, periodista, autor dramático, orador y novelista–, y se trata de una de las figuras más relevantes de las letras y del ámbito político del siglo XIX.

Ayala estudió la carrera de derecho en la universidad de la ciudad de Sevilla y con tan sólo veinte años estrenó su primer drama teatral, Un hombre de Estado, la mejor de sus producciones de este género y que originó serias controversias en la corte, por lo que de manera inesperada, el intelectual andaluz pasó a ser la persona más discutida de la época en la capital.

La figura de Ayala como periodista y orador se revela, principalmente, a partir de El padre Cobos, obra que le llevó a participar con su ingenio contra el bienio de 1855 a 1856, lo que le llevó a situarse no como literato, sino como hombre de intensa lucha política.

Revolucionario
Fue amigo del general O’Donell –que también da nombre a una de las grandes vías que recorren los distritos de Salamanca y Retiro– y de Dulce, los promotores de aquella situación. También participó en la redacción del manifiesto revolucionario de 1868 y, triunfante la revolución, fue ministro de Ultramar en el Gobierno provisional.

Pero no fue el señalado el único cargo público del que fue responsable a lo largo de su vida, puesto que fue nombrado ministro en la época de la Restauración monárquica y, cuando falleció, era presidente del Consejo de Ministros.
Ayala murió en 1879, en su casa de la calle de San Quintín, 8. Al sorprenderle la muerte estaba haciendo construir un hotel en la calle de los Pajaritos, que hoy lleva su nombre.

Antecedentes

El tramo de más reciente apertura de la calle de Ayala es el situado entre la calle de Serrano y el paseo de la Castella, donde se inicia su numeración actual, puesto que la modificación del trazado implicó tener que renumerar toda la calle (de hecho, en algunas fincas de la vía aún se puede ver la doble numeración: la antigua y la actual).

En la vía podemos visitar la Capilla del Cristo de la Salud, que anteriormente se encontraba hubicada en la castiza plaza de Antón Martín, a los pies de la iglesia de San Juan de Dios. El nuevo y definitivo templo fué bendecido por el Obispo de la Diócesis e inagurado por sus Majestades los Reyes, que eran congregantes, el 27 de mayo de 1918.

El Cristo de Ayala

La escultura del Cristo de la Salud es obra del escultor Domingo de Rojas (siglo XVII). Tras la desaparición del Hospital de los Hermanos de San Juan de Dios de Atocha, la imagen imagen fué trasladada a la parroquia de San Nicolás, donde permaneció hasta que fué construido el nuevo templo de la calle Ayala, donde se trasladó junto con las imagenes de la Virgen y San Juan, situadas a derecha e izquierda de la Cruz.

UNA VÍA DE AMBIENTE RESIDENCIAL. La calle de Ayala se extiende desde el paseo de la Castellana hasta la vía del Doctor Esquerdo, y su trazado forma parte del barrio de Castellana, uno de los cinco que componen el distrito de Salamanca. 
El tramo entre Serrano y Castellana es el de más moderna apertura y, como curiosidad, destaca que el primer nombre de la vía fue de Pajaritos, que era el nombre del arroyo que seguía la misma dirección que la calle y cuyo cauce correspondía al mismo trazado del paseo.
UNA VÍA DE AMBIENTE RESIDENCIAL. La calle de Ayala se extiende desde el paseo de la Castellana hasta la vía del Doctor Esquerdo, y su trazado forma parte del barrio de Castellana, uno de los cinco que componen el distrito de Salamanca. El tramo entre Serrano y Castellana es el de más moderna apertura y, como curiosidad, destaca que el primer nombre de la vía fue de Pajaritos, que era el nombre del arroyo que seguía la misma dirección que la calle y cuyo cauce correspondía al mismo trazado del paseo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Gacetas Locales
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.