www.gacetaslocales.com

La vuelta a la rutina tras las vacaciones y el cambio de estación parecen aliarse en contra de nuestra salud física y mental

¡Puesta a punto para el otoño!
Ampliar

¡Puesta a punto para el otoño!

google+

Comentar

Imprimir

Enviar

Quizás el primer punto lo tenemos más que asumido, pero… ¿de verdad que un cambio de estación puede afectar a nuestro estado de ánimo? Así es, aunque hay trucos para superalo...

La explicación es más o menos sencilla y una vez más tiene que ver con algunas de nuestras hormonas, en este caso hablamos de la melatonina y la serotonina.

La melatonina es la hormona encargada de regular el ciclo circadiano, es decir, los ciclos sueño y vigilia, así como el hambre y la temperatura de nuestro cuerpo. Para ello, la secretamos de forma natural y su producción está íntimamente ligada a las horas de luz, aumentando por la tarde, manteniendo un nivel elevado por la noche y disminuyendo con la salida del sol. Es decir, cuantas menos horas de sol, mayor melatonina produciremos para conseguir una adecuada adaptación.

Por otra parte, la serotonina, conocida por muchos como la responsable de mantener el equilibrio de nuestro estado de ánimo, se reduce, entre muchos otros factores, por la falta de luz natural. De este modo, en las épocas de otoño e invierno, mientras los niveles de melatonina aumentan, la cantidad de serotonina se reduce, dando lugar al TAE o Trastorno Afectivo Estacional.

¿Los primeros síntomas?

Aunque como ya sabemos, los síntomas varían mucho según la persona, hay ciertos patrones que se repiten en mayor medida, hablamos de irritabilidad, exceso de somnolencia, apatía o pérdida de interés por el trabajo, problemas de concentración, alteraciones del sueño, indigestión... Quizás son solo una pequeña muestra, que sin duda puede adquirir cualquier otra forma de manifestación según el caso y la persona.

¿Hay solución?

Sí, la hay. Lo más recomendable es comenzar con la prevención, aunque en muchos casos ya llegamos tarde para llevar a cabo este paso. Vamos a tratar cinco puntos clave que nos ayudarán a mantener nuestras pilas bien cargadas.

–Como siempre, no podemos dejar de lado la alimentación, a ser posible, variada y rica en frutas y verduras, especialmente ricas en vitamina C (naranjas, kiwis, calabaza, pimiento,…). No te olvides de incorporar a tu dieta legumbres y lácteos, tus defensas te lo agradecerán.

–Vitamina D, ahora que conseguirla del sol se pone difícil, ¡no dudes en incorporarla a tu dieta en forma de complemento!.

–El deporte, de nuevo, un gran aliado. La segregación de endorfinas durante la actividad física nos ayudará a sentirnos mucho mejor.

–Asegúrate de que ingieres la cantidad necesaria de triptófano, un aminoácido esencial que se encarga, entre muchas otras propiedades, de regular nuestros niveles de serotonina. Cuando el triptófano se metaboliza en nuestro cuerpo da lugar al conocido 5-HTP, precursor directo de la serotonina, por lo que la ingesta de complementos a base de 5-HTP resulta una gran alternativa para asegurarnos unos niveles adecuados en nuestro organismo.

–El cambio de estación lleva consigo la debilitación de nuestras defensas y, por tanto, una mayor exposición a gripes y catarros. Hacerse con complementos naturales elaborados a base de ajo, limón y cebolla, nos ayudará a aumentar nuestras defensas. Otros alimentos, como el propóleo, el ginseng o todos aquellos ricos en vitamina C, nos ayudarán sin duda a mejorar nuestro sistema inmunológico y a estimular nuestro estado de ánimo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.